Proyecto: Un año sin doce miedos.

https://emb.d.tube/#!/djjosegd1/tsofqvrw
.

Anuncios

Un día a la vez.

Estas guerras internas son muy extrañas.

Al final solo esperas el momento del orgasmo para que pueda salir lo que realmente eres.

Me desnudo frente al espejo y me cuesta inmensamente decir te amo. Este divorcio emocional
conmigo mismo me desborda.

Miles de fantasías visitan mi cabeza mostrándome cómo podría ser mi mundo. Pero siempre
regreso a la horripilante realidad

Es mas sencillo amar a otro que amarse a uno mismo. Es mas fácil cogerse a otro que cogerse a
uno mismo.

Se cual es el camino correcto. Pero no es sencillo transitarlo.
Quizás entregarme a mis demonios sea lo más fácil. Sería un placer presente pero
momentáneo.

He comenzado a meditar. Eso me calma mucho. Todavia queda muchas batallas para poder
ganar esta guerra.

Un día a la vez.

Hipócritas

La inmensurable carga que impone la sociedad y la religión es demasiado pesada.
Viven en una intensa e hipócrita critica a lo “moralmente” correcto.
Navego entre calles viendo bien que actúan todos. Se avergüenzan al escuchar las palabras
“pene”, “vagina”, prefieren ponerles sobrenombres menos vergonzosos.
Hipócritas.
Afirman que se preocupan por ti, pero lo único que desean es tener a alguien de quien hablar.
Critican acciones pero son incapaces de interesarse por el motivo por el cual las realizas.
Corro a interesarme por una chica mucho menor que yo y comenzo a escuchar el enorme
cotilleo en mi contra.
Malditos hipócritas.
Por su culpa tengo miedo de buscar ayuda. Tengo miedo de admitir que soy un adicto.
Me toca tragarme lo que siento y morir cada día un poco mas.
Hoy solo pues contar dos.

Recuerdos.

El triste recuerdo construyó un nido en el alma, devorando a su paso cada hermoso recuerdo que se podía albergar.

El pasado se vuelve presente, la culpa se transforma en el único pensamiento posible.

Anhelo la puerta buscando la manera de salir. Mi cabeza se iguala una maquina imposible de apagar. Las horas parecen interminables. Cierro los ojos pero el sueño parece nunca llegar. Espero que la muerte me brinde el eterno descanso, asi podré apagar todo este terrible infierno que me arropa.

Renacimiento.

Ha existido mucho abandono en este camino, mucho pensar y poco actuar. Es tiempo de cambiar esta terrible realidad. El darle tiempo al tiempo no trae felicidad.
Nunca he hecho nada por mí y por eso soy tan infeliz. Para salir tengo que vivir.

He decidido caminar, sin ningún temor, sin mirar atrás. Seré lo que alguna vez pude soñar.

Hice las pases con el espejo. Le pedí perdón para poder hacer un mundo mejor.
Hoy es el dia para cambiar. Dejar de arrastrar los pies y comenzar a volar, mucho más que imaginar, deseo amarme y sentirme dueño de mi propiedad.

MI AMADO ARTE.

Intento definir mi arte pero ni siquiera pues definirme a mi mismo.
De pequeño quería ser un Popstar, llenar un estadios y tener el amor de todos. Grababa canciones y me sentía vivo.

Comencé a escribir canciones las cuales a la mayoría encantaba, la música era electricidad para mis células. En poco tiempo y con mucho esfuerzo ya podía grabarlas y producirlas. Un me gusta, un comentario me llenaba de alegría.
Llegó la pubertad y el cambio de voz llegó. Claro que no me favoreció y tuve que buscar otro amor.

Al comienzo de mi enfermedad vi el lápiz y el papel de otra forma. El lápiz ahora danzaba encima del segundo. El dibujo de hipnotizó. Era hermoso. Los colores, las formas, los trazos.

Pero mis ojos quería algo real. Así que tomé una cámara y comencé a inmortalizar momentos. En todos lados veía tomas. Veía mi mundo desde otra perspectiva.
Al final el lápiz el lápiz y papel me hicieron un nuevo llamado. Y aqui me encuentro escribiendo lo que siento.

Siempre he vivido y viviré expresando mi arte.