Volverte a ver.

“Daría lo que fuera por volverte a ver
Daría hasta mi vida y mi fusil, mis botas y mi fe
Por eso en la trinchera de mi soledad
Tus ojos son mi luz y tu esplendor mi corazón”

Anuncios

Caminos diferentes.

Intenté olvidarme de ti, me fui lejos, conocí a otras personas. Pero tu mirada no dejaba de seguirme.

Eres lo más hermoso del universo y tú sabes que daría todo por ti.

Dejaré que esta carretera borre cada recuerdo. Cada metro, cada centímetro me alejará de tu mirada. Será doloroso. Intenso.

Mi amor no fue suficiente. Quizás el caliente asfalto derrita todos estos sentimientos.

Miles de personas pasan por mi ventana, desconozco sus sentimientos y lo que piensan, igual que me pasaba contigo.

Debemos tomar distintos caminos. Siento que muero, estoy quebrado. Pero hay mucha oscuridad antes del amanecer.

Mil kilómetros siento que no serán suficientes. Sé que lo lograré, en esas nuevas calles el puerto seguro encontraré.

Mi poesía eras tú.

Yo esperaba tu respuesta, imaginaba otra realidad.

Revisaba los mensajes a diario pensaba que podrías contestar. Decidí creer en las fantasías y cuentos de hadas que me contaba mi madre. En todas las poesías que leía, mi mente dibujaba tu mirar. Lloraba, pedia aunque sea una señal.

Es horrible vivir de sólo esperar. Quizás hoy, puede ser mañana y existe el nunca pasará. El tiempo no pasa en vano, el deja sus marcas, cosas que jamás olvidaras. He dejado de creer en la mentira de que el tiempo cura todo. Ahora creo que la distancia es necesaria para mi vida.

Necesito esos mil kilómetros lejos lejos de ti. Voy a invertir esos mil años tratando de sobrevivir sin tu amor. Es tiempo de partir. Di hasta lo imposible. Renuncié a mi vida por ser parte de la tuya. Mi poesía era tú, ahora eres un cruel cuento el cual debe terminar.

Palabras de un moribundo.

Te vi y te amé. Me viste y me congelé. No supe que hacer, mi universo eres tú pero siento que no tengo el equipo necesario para navegar en él. Eres mi punto débil pero no deseo evitarte.

Me enloqueces. Me aturdes. Es tan terrorífico saber que nunca serás mia.

Florecita, dueña de mis sueños y deseos. Patrona de mi presente y futuro. Amante prohibida.
Debo irme, tengo que dejarte. Claudicar es doloroso pero necesario.

Eres mi sueño no realizado

Choque de miradas.

No es necesario tocarnos para sentirnos. Cuando nuestras miradas se hablan el tiempo se para.

Siento como me llamas, tus ojos me demuestran que me quieres.

Ayer pasó algo extraño. No sé si tu mirada era de odio o de celos. Solo te noté inquieta. Me mirabas desconcertada. Sé que querías correr a defender tu territorio.

Me sentí importante, interesante, poderoso. Sentí todo lo que soy para ti. Me hiciste sentir feliz florecita. Vi tu amor, tu irritación.

Ahora quiero correr a tu lado pero debo aguantar.

Fui cruel pero fue necesario.

Aunque no pueda hablarte con solo vernos nos besamos, siento tus delicados, dulces, tiernos y delgados labios.

No necesitamos hablarnos para demostrarnos lo mucho que nos queremos.

Es tan difícil decir adiós.

Me di cuenta que ya no vale la pena esperar que me regales un poco de tu tiempo.

El tiempo pasa y sigo siendo invisible para ti. No me puedo pasar toda la vida esperando por ti.

Me duele verte pasar y que seas incapaz de regalarme una mirada.

Es tiempo de dejarte partir. Es el momento de ver la realidad. Sé que no soy ni una pizca de lo que buscas.

Ya no sé que inventar para llamar tu atención. Me encantas y mucho. Pero prefiero partir que seguir hiriéndome cada dia. Te dejo en paz. Lo siento.

Tu secreto.

Me cansé de estar en secreto.

Sólo quiero ser el dueño de tus besos. Nuestro tiempo aquí no es eterno, no debemos esperar que llegue el ultimo momento.

El reloj suena. El frio se vuelve parte de nosotros. Correr a tu lado parece la única opción.

En el fondo sé que conoces mi identidad, soy tu secreto a voces.
Soy un pobre cobarde que no se atreve a gritarte todo lo que siente.

Teme tu rechazo. Moriría de dolor si dices que no.

Prefiero vivir de ilusiones que morir en tu verdad.