Feliz año nuevo.

En ocasiones la cabeza me pregunto brevemente lo que será de mi vida el año que viene. Hace 2 años me encontraba de mi país primera vez estaba en Colombia tratando de superar Dolores del pasado intentando ser una nueva persona que el dolor que tanto me habías ahogado fuera parte del pasado. Hace un año estaba en Perú buscando todavía mi gran sueño luchando con mi espada dejarme caer intentando que la vida sea un motivo para vivir y que la muerte sólo sea un sonido lejano. Hoy estoy en Brasil las cosas han mejorado mucho, pero las batallas No termina están ahí, esperando que yo pierda la guerra dónde estaré mañana es una incógnita, Dónde está el próximo mes, una inmensa interrogante, Dónde está el año que viene, seguiré aquí luchando por mi vida, luchando por mi.

Tu recuerdo.

Ya no volveré a tocar tu mano. Siento que el vacio de tu ausencia se hace cada día más profundo.

Me arrepiento de que el tiempo que pasé contigo no hubiera sido suficiente.

No cierres tus ojos por favor.

Mi vida se vuelve un desierto sin tu amor.

Quedate.

Cada parte de mi alma llora al recordar el momento de tu partida. Hubiera preferido mil veces que no te hubieras ido.

Mis canciones murieron contigo. Mis manos decidieron dejar de dibujar desde que saliste por esa puerta.

Muero cada vez que suena nuestra canción.

Es imposible decirle a mi alma que te olvide. Es imposible dejar de llorar con tu carta.

Al final no fue tu decisión marcharte.

Él decidió por los dos. Por su decisión llegó mi depresión. Por su decisión llegó nuestro adiós.

Cómo podías decirle no al cáncer. Cómo podías decirle que no querías morir.

Lágrimas

No soporto ver esas lágrimas recorriendo tus mejillas. Lloras y no encuentro como consolarte. Me miras y tus ojos inundados hacen que mi alma se ahogen en ellos.
Dices que no mereces mi amor. Que eres un monstruo. Eres tan dura contigo. 

Quisiera borrar esos pensamientos negativos de tu mente y hacerte ver que eres lo más hermoso que me ha pasado en la vida.
Ojalá pudieras leer mis sentimientos y puedas ver lo que causas en mí. Haria hasta lo imposible por curar tu dolor, por lograr que con mis besos olvides tu oscuro pasado y decidieras vivir este presente conmigo.
Sé que no comprendo lo que sientes, ni siquiera me comprendo a mi mismo. Soy un pésimo novio.
No me interesa tu maldito pasado, lo que hiciste o dejaste de hacer, sólo me interesas tú. 

Quisiera protegerte pero ni siquiera sé cuidarme a mi mismo.

Tristeza

¿Porqué intentas arroparme con tu desesperación? No entiendes que sólo pido que te marches o termines de eliminarme. Pero tú sólo quieres mantenerme en tus garras, presionandome cada dia más.
 Me siento cansado de perder. He perdido familiares, he perdido el amor de mí vida, he perdido amigos, he perdido la felicidad, he perdido las esperanzas, me he perdido a mí mismo y últimamente he perdido las ganas de vivir.
¿Comenzaré algún dia ganar? Porque siento que en mi vida lo único que está ganando es la tristeza.

Inocencia

No entiendo porqué existe la inocencia.
 Creo que todos deberíamos nacer con un grado razonable de conocimiento de las cosas. Saber el significado de las palabras: engaño y ilusión. Deberíamos nacer conociendo los sentimientos llamados: tristeza, desamor, soledad y culpa.
Así evitaríamos situaciones que nos lleven a eso, pero de niños sólo jugamos pensando en un mundo perfecto, hasta que llega alguien o algo y nos muestra lo contrario. Las propias experiencias de la vida rompen ese hermoso cristal que jamás podrá enmendarse.
A medida que crecemos, vemos tantos matices, yo quisiera un instante volver a esa inocencia pero tengo miedo que esa misma inocencia me conduzca a los mismos errores.

Mi niña te amo.

Hoy llegando a casa me encontré nuevamente con esos ojos, esos por los cual juré un día defender; estos años han pasado muy rápido fueron solo hace 6 años cuando vi tu rostro por primera vez, duramos meses conociéndonos con una delgada pared que nos separaba.
Se fijó la fecha de nuestro encuentro pero tú quisiste llegar antes, recuerdo que estaba muy nervioso, cuando me encontraba en ese lugar y mi mano sobre la manilla de aquella puerta estaba, no sabía si entrar pero tu madre quiso que estuviera con ella; las lágrimas saliendo recorriendo su rostro me mostraban su felicidad.
Fue un momento inexplicable habíamos esperado mucho tiempo por eso , ella pujaba fuertemente mientras tomaba mi mano pero algo salió mal, personas corrían por todos lados; yo me encontraba asustado mientras alguien vestido de verde me decía que todo se había complicado pero yo tenía esperanza de que todo saldría bien.
Apreté más fuerte su mano.
-Quédate contigo, sin ti no soy nada.-  Le decía mientras mis ojos y alma morían junto a ella.
Ella con la poca fuerza que le quedaba sonrió y me dijo que tenía que luchar y defender al fruto de nuestro amor; instantáneamente escuché un llanto mientras miraba como sus ojos se cerraban.
Procedí voltear mi rostro y allí estabas tú tan indefensa, tan pequeña, eras solo una recién nacida y ya habías perdido a la mujer que te dio la vida; pero cuando la enfermera te puso en mis brazos me di cuenta que allí estaba yo, para ti, no sabía qué hacer ni decir solo vinieron unas canción a mi mente y quise cantártela:
                          Ahora estas aquí solo vivo para ti.

                        El destino nos unió la felicidad llegó 

              Yo no sé cómo explicar esta extraña sensación que vivo hoy.
                          Solo sé que mi vida es para ti.

                            Te cuidare hasta el final. 

      El futuro nos brindara toda la felicidad hasta que se nos olvide el dolor

                               «Mi niña te amo»
Tú respondiste con un bostezo, el bostezo más hermoso que jamás he visto aunque ya han pasado 6 años y puedo ver en tu rostro lo feliz que estaría ella de conocerte y ahora más que nunca me doy cuenta que eres como una llama que me alumbra y me calienta cuando la oscuridad me atrapa.
Por eso espero que siempre que escuches esa canción de cuna sepas que fueron mis primeras palabras hacia ti mi niña amada, la luz de mis ojos y la dueña de mi vida.

                              “Mi niña te amo”