El\Ella\Elle

Cada día se sentía diferente, no sabía si era por su edad o quizás alguna enfermedad.

A veces sentía ganas de gritar.

a veces de alegría, a veces de tristeza A veces sentía rojo a veces sentía negro.

Lo único que tenía claro. Es que él no sabía lo que era.

La verdad él no deseaba sentirse así, solo no sabía donde encajaba, sentía que había una gran presión a su alrededor.

Intentaba esconder su dolor en trajes largos y negros. Se miraba al espejo y sentía asco, sentía dolor, sentía temor.

Veía su peso y él sentía que no era el ideal. Quizá si él fuera un poco más alto, un poco más grueso o más músculoso, ellos lo aceptaría.

Muchos por su forma de vestir decían que era gay pero en sus sentimientos le gustaba aquella chica del salón de al lado.

Del otro lado estaba su amigo Ramón Aquel que había sido su amigo desde pequeño.

Él siempre lo había apoyado y se sentía cómodo estando con Ramón.

Cómodo hasta el día que estando tan cerca de él surgió aquel deseo de besarlo. Aquel deseo que no comprendía. Aquel deseo que no sabía qué hacer con él.

Quizás él fuera bisexual.

Todo esto lo incomodaba mucho.

Sentía tanto miedo, tanto dolor. No sabía qué hacer.

Fuera una cosa, fuera la otra, que dirían su madre si supiera de sus sentimientos. ¿Cómo sería su rechazo? ¿Cómo sería el dolor?

Solo quedaba acostarse y llorar, llorar mucho.

Cada vez que Ramón lo llamaba, se sentía muy nervioso. No sabía que decirle, no sabía cómo hablarle.

En aquella ocasión Ramón rechazó su beso y él prometió jamás volver a intentarlo, pero dentro de él solo quería abrazarlo, besarlo y sentir que ya no estaba más solo.

Pero temía nuevamente su rechazo.

Desde pequeño recuerda como robaba el maquillaje de su madre, se miraba en el espejo, Pintaba su boca y sonreía.

Sentía una gran satisfacción al hacerlo.

Un día al levantarse, al mirarse en el espejo, se dio cuenta que había una cosa diferente. Ya no quería llamarse Miguel ahora se sentía mejor llamándose Paola.

Ya a sus 14 años. Usaba otro tipo de maquillaje, Pintaba sus uñas de negro y le decía a su madre que era una moda del colegio.

Quizás es trans

Pero al llegar al colegio sentía el desprecio de aquella chica, aquella chica, que también le llamaba la atención y ese sentía triste. Se sentía incómodo.

Cada vez que se veía el espejo y precedía a vestirse recordaba aquella vez que se encontró a su padre en la calle. Su padre lo vió con aquellas uñas pintadas de negro y se acercó y le dio un golpe en la cara.

Los llamó «marica».

Y desde ese día no volvió a hablar con él.

Aquel rechazo, aquel dolor se hizo muy muy grande.

Solo quería ser feliz. Pero no sabía el significado de esa palabra, ni dónde encontrar lo que significaba. A veces se imaginaba lo fácil que sería todo si terminara aquella pesadilla.

Sí, solo pudiera cerrar sus ojos y todo terminase.

Pero no era tan sencillo, no era tan valiente como para poder hacerlo.Solo tenía que Llorar y llorar, Llorar y llorar, Llorar y llorar

En las noches, para sentirse mejor, se maquillaba antes de dormir, se colocaba aquel profundo maquillaje negro; Aquel que tapaba sus ojos, aquel que tapaba su dolor y se acostaba, intentando escapar de todo. Intentando que el maquillaje lo protegiera también de sus pesadillas. No era tan fácil escapar de ellas. Pero ese maquillaje lo hacía sentir seguro. Hacía sentir que se ocultaba su dolor

Aqui estoy a las puertas del hospital psiquiátrico. Intentando que una pastilla solucione mi vida. Calle el dolor. Me muestre un rayito de esperanza.

A medida que se acerca mi turno las ganas de llorar aumentan. En momentos no sé que hago aqui. Quizás debería dejarme morir.

Lo que siento es insoportable, estoy cansado. Me siento roto.

La enfermera de vueltas por la sala de espera y no sé que diré. Pienso que será como en todos lados y nadie me creerá, pensarán que son inventos mios. Ruego una cura de sueño que me lleve al descanso.

Un día a la vez.

Estas guerras internas son muy extrañas.

Al final solo esperas el momento del orgasmo para que pueda salir lo que realmente eres.

Me desnudo frente al espejo y me cuesta inmensamente decir te amo. Este divorcio emocional
conmigo mismo me desborda.

Miles de fantasías visitan mi cabeza mostrándome cómo podría ser mi mundo. Pero siempre
regreso a la horripilante realidad

Es mas sencillo amar a otro que amarse a uno mismo. Es mas fácil cogerse a otro que cogerse a
uno mismo.

Se cual es el camino correcto. Pero no es sencillo transitarlo.
Quizás entregarme a mis demonios sea lo más fácil. Sería un placer presente pero
momentáneo.

He comenzado a meditar. Eso me calma mucho. Todavia queda muchas batallas para poder
ganar esta guerra.

Un día a la vez.

Hipócritas

La inmensurable carga que impone la sociedad y la religión es demasiado pesada.
Viven en una intensa e hipócrita critica a lo «moralmente» correcto.
Navego entre calles viendo bien que actúan todos. Se avergüenzan al escuchar las palabras
«pene», «vagina», prefieren ponerles sobrenombres menos vergonzosos.
Hipócritas.
Afirman que se preocupan por ti, pero lo único que desean es tener a alguien de quien hablar.
Critican acciones pero son incapaces de interesarse por el motivo por el cual las realizas.
Corro a interesarme por una chica mucho menor que yo y comenzo a escuchar el enorme
cotilleo en mi contra.
Malditos hipócritas.
Por su culpa tengo miedo de buscar ayuda. Tengo miedo de admitir que soy un adicto.
Me toca tragarme lo que siento y morir cada día un poco mas.
Hoy solo pues contar dos.

Decisiones

Es complicado afirmar si una decisión es buena o mala.

Dicen que por sus consecuencia puedes saberlo pero muchas veces una buena decisión puede traer duras consecuencias.

Quizás por ir en busca de tu felicidad decides divorciarte y eso trae cantidad duras consecuencias judiciales, emocionales y familiares.

Ese oscuro momento cuando esperas que tipo de consecuencias traerá tu decisión te hace dudar.

Muchas veces la vida decide por nosotros.

La muerte no lo decidimos.

La enfermedad no la decidimos.

Poco es lo que realmente decidimos en la vida, nisiquiera el nombre nuestro lo elegimos.

Cosas por hacer.

Caerse y levantarse.

Luchar cada batalla para sobrevivir la guerra.

Ver personas ir y venir.

Caer varias veces para aprender.

No negarse a aprender.

Amar sin juzgar.

Tomar lo mejor de ti y salir a la batalla.

Reírte de las adversidades y superarlas de la manera menos pensadas.

Ser tu mismo.

No traicionarse intentando ser quien no eres.

Hacerte el amor a diario.

Felicitarte cuando haces una buena acción.

Tomarte el tiempo de llorar si es necesario.

Mandar diablo a los que te buscan por interés.

Ir solo a la playa, sentarse y disfrutar.

Aprender algo nuevo.

Aprender del pasado.

Vivir el presente

Planear un futuro.

Inocencia

Eres un depredador.

Dices que quieres conocerme. Dices que soy linda. Me llenas de alagos.

Pides que te envíe una nota de voz. Dices que mencione varias frases y te las envíe. Actúas extraño. Eres algo nuevo para mí. Eres gracioso y me haces reír mucho.

Me pides una foto. Me dices que soy hermosa. Dices cosas lindas sobre mi piel, mis ojos.

Eres la única persona que se interesa en mi. Mis padres solo trabajan y ni siquiera se dan cuenta si estoy en casa.

Pides una foto a tamaño completo. Me escribes que debería ser modelo y suelto una carcajada. Dices que te gustaría estar cerca de mi y yo me sonrojo. Apenas tengo trece años y causas cositas en mi estómago.

Quieres una foto en traje de baño. Yo me resisto pero al final me convences. Voy al baño, me cambio y frente al espejo tomo muchas fotos. Al enviartelas me dices que te hago feliz y eso me sonrojas.

Me pides una vídeo llamada. Me pongo nerviosa. Por fin te veré.

Me coloco la mejor ropa. La emoción embarga mi ser.

En tu cámara está todo oscuro. Dices que se quemó el foco.

Pides que quieres ver mas de mi piel. Me gusta sentirme alagada por ti.

Dices q tu mayor sueño es verme sin ropa. Me avergüenzo, pero sentirne deseada me da felicidad.