Inocencia

No entiendo porqué existe la inocencia.
 Creo que todos deberíamos nacer con un grado razonable de conocimiento de las cosas. Saber el significado de las palabras: engaño y ilusión. Deberíamos nacer conociendo los sentimientos llamados: tristeza, desamor, soledad y culpa.
Así evitaríamos situaciones que nos lleven a eso, pero de niños sólo jugamos pensando en un mundo perfecto, hasta que llega alguien o algo y nos muestra lo contrario. Las propias experiencias de la vida rompen ese hermoso cristal que jamás podrá enmendarse.
A medida que crecemos, vemos tantos matices, yo quisiera un instante volver a esa inocencia pero tengo miedo que esa misma inocencia me conduzca a los mismos errores.

Anuncios

Queria

Queria crear un futuro contigo. 
Quería despertar cada mañana con mis manos entrelazadas a las tuyas.
Quería que mis labios se perdieran en tu espalda. 
Quería sentir tus besos activando cada uno de mis sentidos.
Pero llegó él y te enamoraste de su musculatura, de la forma en que juega fútbol. En lo físico, él es más guapo que yo pero nunca podrá igualar lo que siento por ti.
Aunque no sé como sentirme porque me siento feliz de ver que tú eres feliz con él. 
Me duele aceptar que en infinidad de campos él es mejor persona que yo, mis errores son una prueba irrefutable de que él es mucho más perfecto que yo.
Solo quisiera que escucharas mi versión de nuestra historia, sobre cómo desde pequeños el destino nos unió, cómo cada acontecimiento de nuestra vida nos unía más y más, en mis sueños el resultado de contarte esa historia es que me abrases sin decir una palabra y me enseñaras que esta pesadilla no es verdad pero en beneficio de tu felicidad he decidido retirarme elegantemente.

Ahogar lo que quiero es lo correcto.

Pensamientos

Es interesante ponerse a pensar en las cosas que pasan por las mentes de las personas. Veo personas que caminan perdidos en sus pensamientos, otros prefieren alejarlos leyendo o escuchando musica; pienso que quizás hay algo en sus pensamientos y desean huir de ese algo.
En frente mio está una señora con su mirada fija, sin pestañear, podría pasar todo el día intentando adivinar en que están sumidos sus pensamientos ¿Miedos? 

¿Problemas? ¿Amor? Quizás tendría que recurrir a estadísticas, encuestas o porcentajes para hacer mucho más fácil el proceso de encontrar las respuestas.

Mi niña te amo.

Hoy llegando a casa me encontré nuevamente con esos ojos, esos por los cual juré un día defender; estos años han pasado muy rápido fueron solo hace 6 años cuando vi tu rostro por primera vez, duramos meses conociéndonos con una delgada pared que nos separaba.
Se fijó la fecha de nuestro encuentro pero tú quisiste llegar antes, recuerdo que estaba muy nervioso, cuando me encontraba en ese lugar y mi mano sobre la manilla de aquella puerta estaba, no sabía si entrar pero tu madre quiso que estuviera con ella; las lágrimas saliendo recorriendo su rostro me mostraban su felicidad.
Fue un momento inexplicable habíamos esperado mucho tiempo por eso , ella pujaba fuertemente mientras tomaba mi mano pero algo salió mal, personas corrían por todos lados; yo me encontraba asustado mientras alguien vestido de verde me decía que todo se había complicado pero yo tenía esperanza de que todo saldría bien.
Apreté más fuerte su mano.
-Quédate contigo, sin ti no soy nada.-  Le decía mientras mis ojos y alma morían junto a ella.
Ella con la poca fuerza que le quedaba sonrió y me dijo que tenía que luchar y defender al fruto de nuestro amor; instantáneamente escuché un llanto mientras miraba como sus ojos se cerraban.
Procedí voltear mi rostro y allí estabas tú tan indefensa, tan pequeña, eras solo una recién nacida y ya habías perdido a la mujer que te dio la vida; pero cuando la enfermera te puso en mis brazos me di cuenta que allí estaba yo, para ti, no sabía qué hacer ni decir solo vinieron unas canción a mi mente y quise cantártela:
                          Ahora estas aquí solo vivo para ti.

                        El destino nos unió la felicidad llegó 

              Yo no sé cómo explicar esta extraña sensación que vivo hoy.
                          Solo sé que mi vida es para ti.

                            Te cuidare hasta el final. 

      El futuro nos brindara toda la felicidad hasta que se nos olvide el dolor

                               “Mi niña te amo”
Tú respondiste con un bostezo, el bostezo más hermoso que jamás he visto aunque ya han pasado 6 años y puedo ver en tu rostro lo feliz que estaría ella de conocerte y ahora más que nunca me doy cuenta que eres como una llama que me alumbra y me calienta cuando la oscuridad me atrapa.
Por eso espero que siempre que escuches esa canción de cuna sepas que fueron mis primeras palabras hacia ti mi niña amada, la luz de mis ojos y la dueña de mi vida.

                              “Mi niña te amo”

Ojos Cerrados

Ojos Cerrados
by djjosegd, Sep 23, 2015, 3:55 Pm
Cuando abrí los ojos estaba en un lugar agradable, el dulce olor de las flores acompañaban tan hermosa primavera ¿dónde estaba? ¿En un paraíso? 
Procedí a caminar por tan hermoso campo y encontré una casa de madera muy hermosa con grandes ventanales, rodeada de flores, quise entrar y toqué la puerta pero ella se abrió sola, mi primera acción fue querer esperar al dueño  pero todo era tan hermoso ¿Qué podía salir mal? 
Al entrar sentí un bajón horrible en el ambiente, todo aquello se transformó en un día lluvioso, el bello olor se convirtió al mismo de un basurero, la casa estaba totalmente sucia, desarreglada, daba ganas de vomitar, al tratar de salir la puerta había desaparecido, las ventanas se habían convertido en barrotes.
Mi respiración comenzó a volverse  pesada, mis manos temblaban,  cuando escuche una voz que venía de alguno de los cuartos de aquella casa decir mi nombre.
-Gabriel…
De uno de los cuartos comenzó a salir un ser humanoide, sin ojos, tez muy blanca tal como la nieve, cabello dorado y brazos muy largos, cubierto de una especie de fluido nasal, no supe cuál era su género.
Ese extraño ser seguía diciendo mi nombre mientras se me acercaba.
     -Sé quién eres, sé quién eres realmente, puedo ver tu interior, tu temor, tu dolor, tus miedos- soltaba cada palabra con una lentitud casi agobiante.
Por algo que no comprendía no podía moverme ¿Estaba controlándome? ¿O era mi miedo a ese ser que me inmovilizaba?
      -Sé que tu día a día  es un verdadero combate, te haces ver lleno de vida ante todos los demás, pero vives cargando con mucho dolor, vives cargando tus inmensos errores.
Yo estaba estupefacto ¿Qué era ese ser? ¿Porqué me decía esas cosas?.
 

     -Todos dicen que el tiempo cura las heridas pero lo único que tú quieres es olvidarlas.
     -¿Quién eres?- fue lo que pude decir.
      -Soy ese sufrimiento dentro de ti, ese sufrimiento que tanto tratas de ocultar con distracciones.
       -¿Dónde estoy?
       -Estas explorando tu interior, esto es lo que realmente eres, los humanos me llaman de muchas maneras: depresión, ansiedad, yo lo único que sé es que no quiero que luches contra mí, quiero que seamos amigos, que trabajemos juntos, sígueme y te guiare, comencemos una nueva era.
Con lágrimas en los ojos me acerqué a ese ser que resultaba ser yo mismo, tomé su mano y con la otra acerque su cuerpo al mío rodeando con mi brazo su cintura y cerrando mis ojos besé a ese ser aspirando más nunca huir de mis dolores y temores sino que junto con ellos tener la vida que yo soñaba.
Cuando abrí mis ojos estaba sentado en el suelo con muchas personas a mi lado también con los ojos cerrados y al frente una instructora de yoga diciendo:
-Inhalen, Exhalen, sigan explorando su yo interior.

Dolor II

Muy adentro de mí hay un dolor, unas ganas inmensas de llorar pero no logro hacerlo realidad. Es como sí estuviera bloqueado y eso me abruma. No sé llorar y no sé donde aprender a hacerlo.
Las ganas de terminar con todo van y vienen, pero cuando regresan vuelven con más intensidad. Veo como las personas viven sin propósito, viven una infernal rutina que los hace sentir cómodos pero sin darse cuenta como consume su vida. No quiero vivir el dolor de vivir una vida así. 
Quiero sanar ese dolor pero no sé siquiera porqué lo siento ni cuando comenzó. Mis adicciones lo han calmado pero estan destruyen mi vida. Es como el refrán “Es peor el remedio que la enfermedad”.
Nadie puede sentir esa piedra en mi pecho, ese nudo que no logro expresar ni desahogar, esas inmensas ganas de morir que espero que algún dia esa paz a mi vida pueda llegar.

Dolor

No lo soporto, deseo que la muerte venga a buscarme. Deseo descansar de todo esto. No puedo continuar. Mi vida ya no significa nada, solo dolor, miedo y más dolor.
Sueño con el dia que pueda cerrar mis ojos y pueda sentirme lleno, sin ningún tipo de miedos o ansiedades pero lo veo muy lejano, solo siento venir más dolor, más ansiedad, mas tristeza.
Quizás es cierto que no podemos escapar de la tristeza ya que esta siempre logra encontrarnos.
Quizás un dia de estos no vuelva a escribir porque llegó mi momento de descansar.