Avistamiento.

Dolor, desesperación, rabia, envidia, Muerte.

La ventana me muestra un colorido paisaje, mi corazón prefiere obviarlo.

No recuerdo la ultima vez que me desborde de alegría, una sola vez me sentí acompañado. Ese recuerdo enciende una chispa que me hace desear volver a ese momento, cuando me sentía caliente, cuando mi risa retumbaba mis oídos. El hubiera hace presencia y el dolor regresa de nuevo.

En mi perspectiva mi vida esta llena de teclas negras, en ocasiones aparece una blanca pero muere, cede a la presión, al dolor.

Recuerdo las calles que transitaba diciendo dentro de mí «Vamos a luchar». Pero todo guerrero necesita tiempo para descansar de la guerra, necesita cerrar sus oídos y perderse en el silencio.

Ahora soy un montón de dolor y recuerdo del pasado.

Un día alguien comparó mi situación a un hoyo, un maldito y profundo hoyo. No pudo decirlo mejor, estoy hundido en este montón de porquería y sencillamente ya no sé que hacer. Siento que este es mi destino. Así nací, así moriré.

Mi almohada no desea albergar más lágrimas. Mis amigos no pueden comprenderme. El psicólogo solo da consejos leído de un libro autoayuda, Dios me declaró caso perdido. Así nací, así moriré.

Me falta el aliento, mi corazón no tiene fuerzas para latir, mi cuerpo ya no responde, el humo de aquel cigarro me ayuda a sacar un poco de dolor pero es momentáneo.

Mi único deseo es descansar.

Mi único castigo es la que no tengo el valor para hacerlo.

El verdadero amor.

BUEN DIA - EL AMOR AGAPE

El amor no divulgue con palabras, ven y demuéstramelo con hechos.

Cuando me marché tú indiferencia me marcó. Me sentí vacio y desahuciado. Te dije que me marchaba y solo dijiste «ok». Impactado estaba, me negaba a creerlo. Pero todo era cierto.

Llegué a mi destino. Comencé mi nueva vida sin nada. Solo llevé heridas profundas.

Recibí muchas críticas ya que no te extrañaba, en realidad ni te recordaba. Me decían mal agradecido. Decidí mandarlos a todos a la mierda.

Conocí a personas hermosas. Me tropecé con cerrados de mentes. Personas quebradas emocionalmente. Probé las mieles de la hipocresía, del interés, la mentira, la envidia, el odio, la venganza, el amor sincero, dar todo sin interés. Todas colocaron sus granitos de arena en mi nueva escultura.
Después de tanto tiempo. Después de tanto trabajar. Encontré ese refugió que creía que no existía.

Un refugio desinteresado. Amable, bondadoso y sincero. No podía creerlo. Me sentí amado, apreciado.

Me adentré en ese refugio. Navegue en sus aguas. Fui feliz.
Llego el momento de la realidad. Tuve que reencontrarme con ese viejo lugar que había dejado atrás.

Ahora veía todo diferente. Se lo que valgo. Reconozco la hipocresía. Puedo decir que no.

Espero muy dentro de mi corazón no olvidar ese refugio. Guardarle un espacio especial dentro de mi alma por siempre.

Ilusiones.

Te dije con entusiasmo lo que siento por ti. Pensé que correrías a mis brazos.
Soñé con que sucedería ese milagro.

Te dije que estaba ideando regalarte mis días y noches.

Nació una sonrisa de tu rostro.

Te pedí una cita y dijiste que aceptabas. Te pregunté que cuando estabas disponible y me dijiste: «El treinta y uno de febrero» la emoción me secuestró, no entendí la indirecta.

Me abrazaste y dijiste al oído: «no sabes cuanto te quiero, amigo». Mis piernas se derritieron, la excitación de mi cuerpo era incontrolable.

Agarraste mi mano, besaste mi mejilla y dijiste: «solo amigos».
Se que todavía le amas, él es dueño de tu corazón, aunque lo pisoteó.
No puedes sacar de tu cabeza la imagen de él casándose pero es tiempo de superar, es tiempo de saber lo que es amar de verdad.

Es el momento de soltar y perdonar.

Yo no esperaré, sino me quieres allí seguiré adelante. Yo pensaba llevarte al cielo pero tu prefieres bajar con gran dolor cada nivel de ese infierno.

Tu recuerdo.

Ya no volveré a tocar tu mano. Siento que el vacio de tu ausencia se hace cada día más profundo.

Me arrepiento de que el tiempo que pasé contigo no hubiera sido suficiente.

No cierres tus ojos por favor.

Mi vida se vuelve un desierto sin tu amor.

Quedate.

Cada parte de mi alma llora al recordar el momento de tu partida. Hubiera preferido mil veces que no te hubieras ido.

Mis canciones murieron contigo. Mis manos decidieron dejar de dibujar desde que saliste por esa puerta.

Muero cada vez que suena nuestra canción.

Es imposible decirle a mi alma que te olvide. Es imposible dejar de llorar con tu carta.

Al final no fue tu decisión marcharte.

Él decidió por los dos. Por su decisión llegó mi depresión. Por su decisión llegó nuestro adiós.

Cómo podías decirle no al cáncer. Cómo podías decirle que no querías morir.

Dime que si

¿Es tan malo querer amarte? ¿Es tan prohibido soñar con besar el néctar de tus labios? ¿Es tan dañino desear rodear tu cintura con mi brazo?

Sé que hay infinidad de cosas que nos alejan pero yo quiero vencer cualquier obstáculo.

Me imagino tu sonrisa y comienzo a sentir ese cosquilleo interior.

Y pienso que:

Solo un beso cambiaría nuestra historia.

Solo un te amo encendería nuestros sentimientos, causando un voraz incendio que consumiría nuestra vidas.

Solo un abrazo sanaría nuestras heridas.

Solo una llamada y alegrarías cada instante de mi día.

Solo una mirada y correría a tu lado.

Colocas tu dedo índice en mi boca tratando de detener mi acercamiento; mencionas nuestra diferencia de edad pero yo quiero correr el riesgo.

¿Es tan malo querer despertar a tu lado?

¿Es tan malo pensar todo el día en ti?

Solo con un «puede ser» harías que te esperarse hasta el final de mi vida.

No comprendo tus señales; son tan confusas. Nos miramos y empieza esa extraña sensación. Me sonríes y quiero salir corriendo a besar tus labios. Te acercas y quiero abrazarte. Me das la espalda y tu rechazo me quiebra.

¿Es tan malo querer pasar toda mi vida contigo?

Tú me miras de una manera distinta a los demás.

Hace dos meses no te conocía pero ahora eres parte esencial de mi vida. No he podido descifrar tu sonrisa, es tan extraña, muchas veces parece no existir pero hago hasta lo imposible para verla brotar.

Me conoce más que nadie y eso me causa temor pero día a día me demuestras que puedo ser mejor.

Nuestra relación es extraña, no sé describirla. Tú te pareces tanto a mí aunque yo lucho por parecerme a ti.

Sueño con el momento de estar contigo y cuando lo estoy, sueño para que no se acabe.

Quizás porque me das algo diferente. Algo delicioso y liberador. Tú me haces luchar por un futuro mejor.

Me haces sentir único, me haces sentir inmortal. Aunque en ocasiones me criticas duramente, lo acepto sin decir ni un pero porque tú me haces ver lo que soy en realidad.

Ojalá hubiera más personas como tú. Tú, Tú, Tú