No hagas suposiciones

Supuse que mi destino era sufrir eternamente por mis errores.

Supuse que no había nada interesante ni creativo en mí.

Supuse que todos eran mejores que yo.

Fue gratificante darme cuenta que si pienso «algo», no significa que ese «algo» sea cierto. La vida es mucho más de lo que tengo en mi cabeza.

Debo buscar la verdad. Debo buscar mi verdad. No debo suponer nada, debo buscar pruebas de todo lo que piense, luchar tenazmente con mis pensamientos. Mis juicios no siempre son ciertos.

Soy valioso. No soy un caso perdido.

David y Goliat

Trato de ser fuerte y no lo logro.

Soy una lágrima que intenta ser imparable como el mar. Soy un suspiro que trata de ser impetuoso como el viento. Soy una pequeña ancla sosteniéndose con fuerza para luchar contra la angustiosa tormenta. Soy una cucaracha que lucha para sobrevivir a la pisada de un elefante. Quizás soy un David que intenta exterminar a mi Goliat.

Debo aceptar lo que soy.

Debo aceptar mi inminente muerte.

Debo dejar que este dolor me consuma, quizás algún día todo esto termine.