Un día a la vez.

Estas guerras internas son muy extrañas.

Al final solo esperas el momento del orgasmo para que pueda salir lo que realmente eres.

Me desnudo frente al espejo y me cuesta inmensamente decir te amo. Este divorcio emocional
conmigo mismo me desborda.

Miles de fantasías visitan mi cabeza mostrándome cómo podría ser mi mundo. Pero siempre
regreso a la horripilante realidad

Es mas sencillo amar a otro que amarse a uno mismo. Es mas fácil cogerse a otro que cogerse a
uno mismo.

Se cual es el camino correcto. Pero no es sencillo transitarlo.
Quizás entregarme a mis demonios sea lo más fácil. Sería un placer presente pero
momentáneo.

He comenzado a meditar. Eso me calma mucho. Todavia queda muchas batallas para poder
ganar esta guerra.

Un día a la vez.

Anuncios

Tentación

PierreGilles6
Me gustaría masturbarme. Llegar a un delicioso orgasmo.

Pero no encuentro el verdadero fin de eso. Al final me siento sucio y inmundo. Siento la necesidad de liberar toda esta tensión sexual pero esa liberación es solo momentánea, a los diez minutos quiero volver a masturbarme.

No se que hacer. Lo sexual es tan caótico para mí. Siento que mi pene es insaciable, eso me molesta.

Muchas veces lloro por sentirme un esclavo.

Erecciones difíciles de controlar. Taparlas con mis manos, encorvarme, bolsos son mi mejor ayuda.

images

Hay riesgos implicados, graves riesgos. Temo que me vuelva un monstruo.
Mis pensamientos vuelan, van a lugares que no quiero ir.

Es peligroso y delicioso.

Ganas intensas de saciarlas.

Mis manos lo masajean, cierro mis ojos, mi mente en blanco. No puedo detenerme, es imposible parar y luego…

satiriasis-satiro

El hombre del espejo.

Procedí a colocarme frente al espejo y encontré a un hombre desnudo, de unos veinte años de edad aproximadamente.
Su cuerpo estaba desarrollado por completo.

En su mirada intensa podía notar su dolor. Podía ver sus heridas que no eran físicas sino emocionales. Llegaban a mis oídos los gritos de su alma aunque mantenía su boca cerrada.

Vivia en una cárcel de la cual quería escapar. La horrible cárcel de la vida.

Según había leído el complejo de edipo había sido el causante de todo ese infierno.

De sus ojos comenzaron a brotar lágrimas de soledad. El temor endurecía su mandíbula. Podía sentir lo fría que estaban sus manos aunque no lo tocaba. En sus ojos podía ver lo ansioso que estaba, él deseaba que el ángel de la muerte viniera a buscarlo.

Es curioso lo que puedes ver frente al espejo.