Ha llegado el tiempo.

Los errores se pagan caro. Muchas veces se pagan con sangre. Ha llegado mi tiempo. Es tiempo de que broten mis lágrimas de sangre.

Es tiempo de alejarme de todos. Es tiempo para transformarme. Necesito hacer un inventario sobre quién soy y lo que quiero. Necesito ordenar mi pasado. Necesito perdonarme pero no sé cómo hacerlo.

Mis errores son tantos como los granos de arena en la orilla del mar. Son tan inmensos que nublan mi visión.

Veo en la mesa doce cajas de antidepresivos y recuerdo que mi recuperación será muy larga y que es igualmente largo el camino que queda por seguir.

Quiero conocer nuevas personas. Quiero escribir, dibujar y cantar. Quiero enamorarme.

Lo único que pido es ser feliz.

Tengo miedo de hacerle daño a las personas que aprecio. Ojalá pudieran comprender el motivo por qué me he alejado. El por qué soy diferente.

Solo quiero cuidarlos y la mejor manera de hacerlo es alejándolos de mí.

Una muerte se acerca.

El ángel de la muerte está parado en la puerta. Ya ha elegido su próxima víctima.

Nadie puede verlo ni sentir su presencia pero yo soy diferente; quizás por que soy su próxima víctima.

No debo temer a la muerte. Ella trae descanso, ella es transformación, es revolución.

Ángel de la muerte llevate mis penas. Ángel de la muerte llevate mi dolor.

Todos le temen. Sienten escalofríos al saber que está cerca. Pero el estar consciente de su presencia debe traer superación, saber que está cerca es mi salvación.

El ángel de la muerte elimina los vestigios de nuestra vida. Está detrás de nosotros llevándose cada segundo muerto de nuestra vida.

Ángel de la muerte ayudame a vivir cada día cómo si fuera el ultimo.

Llevate el maldito pasado y da luz a mi presente.

Una muerte se acerca.

Los rotos

Los rotos tenemos heridas tan complicadas que nadie puede llegar a descifrar.

Nuestras emociones son rompecabezas que ni nosotros mismos llegamos a comprender.

Los pensamientos negativos nos encadenan y no nos permiten ver un futuro mejor.

Los rotos no somos felices, solo transitamos en este camino llamado «vida».

Nosotros tenemos un alto sentido para poder sentir a los que son iguales a nosotros.

Guardamos lo que somos y sentimos en una bonita sonrisa para que los demás estén bien.

Los rotos no queremos ser simples marionetas como lo es casi toda la humanidad y por eso se nos tildan de rebeldes.

Nuestra visión va mucho más allá que la de una persona normal, podemos ver el mundo como realmente es.

Solo buscamos que nos acepten y comprendan.

Los rotos podemos salvar al mundo.

Pájaro sin nido.

Todos esperan tanto de mí y yo no se los puedo dar.

Quieren que sea bueno, exitoso, generoso, perfecto, santo, intachable, trabajador, colaborador, alegre, un robot igual a ellos; obediente y sumiso. Pero yo no se los puedo brindar.

No soy lo que todos creen, solo soy un disfraz que sufre cada día por ocultar su verdadero ser.

Todos esperan muchas cosas de mí pero no me dan el derecho de esperar nada de ellos.

Soy un nómada buscando donde encajar, un pájaro que sueña alguna vez encontrar un nido.

El hombre del espejo.

Procedí a colocarme frente al espejo y encontré a un hombre desnudo, de unos veinte años de edad aproximadamente.
Su cuerpo estaba desarrollado por completo.

En su mirada intensa podía notar su dolor. Podía ver sus heridas que no eran físicas sino emocionales. Llegaban a mis oídos los gritos de su alma aunque mantenía su boca cerrada.

Vivia en una cárcel de la cual quería escapar. La horrible cárcel de la vida.

Según había leído el complejo de edipo había sido el causante de todo ese infierno.

De sus ojos comenzaron a brotar lágrimas de soledad. El temor endurecía su mandíbula. Podía sentir lo fría que estaban sus manos aunque no lo tocaba. En sus ojos podía ver lo ansioso que estaba, él deseaba que el ángel de la muerte viniera a buscarlo.

Es curioso lo que puedes ver frente al espejo.

Estudiar Psicología

Encontré lo que quiero ser.

Quiero conocer el por qué del comportamiento humano.

Conocer las emociones.

Sentir la la satisfacción de ayudar a otros.

Poder ser su oído. Escucharles sin juzgar.

Ser una mano amiga.

Guiarlos hasta la solución de lo que les adolece.

Quiero ser de utilidad para la sociedad.

Quiero estudiar psicología.

Las Q

Me miro en el espejo y me pregunto «¿Quién soy?»

Sé que el arte está en mi ADN, pero mi madre es esfuerza en decirme que no sirvo para nada.

Me pregunto sobre mi identidad. ¿Qué soy?
El espejo parece tampoco tener la respuesta. Mis familiares morirían si supieran que pasa por mi mente. Quiero que me amen por lo que soy. Quiero saber que soy para ser feliz.

¿Quien soy?

Quizás soy un bicho raro, ni siquiera me gusta mi cuerpo.

Soy una historia sin genero, una canción sin ritmo.

Quiero bailar sin prejuicios sobre los movimientos. Quiero tener las respuestas a mis preguntas.

Deseo estar en el camino correcto. Deseo regocijarme en mi verdad y no vivir lleno de inseguridades. Quiero ser un alma libre.

Quizas soy un unicornio que corre buscando un propósito. Mi sangre es pura, mi cuerpo es un santuario. No necesito a más personas que me digan que estoy equivocado.

Quiero que llegue momento de la verdad, quiero que llegue el momento de saber quien soy.