Lo que soy.

Recorre por cada parte de lo ser una fuerte energía.

Durante años un desconocimiento estaba presente en cada aspecto de mi vida. Eso me hacia sentir vacío y triste.

Una adicción empezó a alimentarse de mí como una sanguijuela. Lloré lágrimas de sangre buscando una salida.

Hasta que di cuenta que yo soy más que todo eso.

Soy más que un esclavo de mis deseos.

Soy un artista. Un amante de la cultura en sus diferentes expresiones.

Soy mucho más que un instrumento de utilidad para las personas.

Soy un soñador. Un soñador que anhela hacerlos realidad.

Ahora vivo para conocerme. Vivo para cumplir mis sueños. Vivo para encontrar la felicidad.

No puedo esperar que un deseo de cometa haga todo por mí. Es hora de poner manos a la obra.

Un verdadero beso de amor. Un abrazo que me enseñe lo que es vivir. Una hermosa sonrisa sincera. Una ayuda que no espere nada a cambio.

Por eso lucharé. Sin descanso hasta lograrlo lucharé.

Me amaré como soy. Me aceptaré como soy.

El Monstruo.

Pides mi atención.

Pides que te mire.

Pides que te toque.

Pides que te ame.

Ayer fui tu esclavo pero hoy quiero ser libre.

Siempre me dabas lo que pedía, no lo que necesitaba.

Pedía amor y tú me dabas placer.

Pedía compañía y tú solo decías un «Hola».

Pedía amistad y tú me ofrecías entretenimiento.

Pedías comprensión y tú me brindabas conocimiento.

Quieres renacer cómo el ave fénix, muerdes las cadenas que te impuse. Súplicas a gritos misericordia.

Amas tenerme hipnotizado.

Amas sentir que te necesito para vivir.

Amas ser lo único que me libera.

Amas destruirme.

Lloró para que no tomes control de mi cuerpo. Quiero seguir libre pero estas rompiendo los barrotes de tu celda.

El monstruo está ganando.

Soy una concha de caracol esperando ser hallada entre infinidades de capas de arena.

Cierro los ojos y busco aquella mano; aquella mano que retire los residuos de arena y polvo y pueda valorar mi nácar.

Muchas veces olvido lo valioso que soy. Olvido lo rosado y brillante que soy.

Lloro esperando que alguien me valore, grito en la oscuridad en busca de alguien que me escuche, me encuentre, me cuide, me mire con cariño y admiración pero sólo siento al mar que me lleva a sus profundidades evitando que me encuentres.

Siento la sal consumirme, siento el sol colaborando. Estoy seguro que primero llegará la hora en que deje de existir antes de que halle el propósito de mi vida. Mi hora se acerca, el ángel de la muerte viene por mí.

Es tan difícil mantener las esperanzas.

Quizás

Quizás si soy un monstruo.

Quizás debería dejarlo salir.

Quizás así mi vida sería más satisfactoria.

Quizás ponerlo en libertad me haga feliz.

Quizás alimentar sus ansias de carne sea lo mejor.

Quizás debería dejar que destruya todo a mi alrededor y de allí hacer un nuevo comienzo.

Suposiciones nublan mi mundo. Un animal dentro de mí intenta ser libre, intenta dominar el mundo. Dentro de mí hay suposiciones que no sé cómo aclarar.

Tú me miras de una manera distinta a los demás.

Hace dos meses no te conocía pero ahora eres parte esencial de mi vida. No he podido descifrar tu sonrisa, es tan extraña, muchas veces parece no existir pero hago hasta lo imposible para verla brotar.

Me conoce más que nadie y eso me causa temor pero día a día me demuestras que puedo ser mejor.

Nuestra relación es extraña, no sé describirla. Tú te pareces tanto a mí aunque yo lucho por parecerme a ti.

Sueño con el momento de estar contigo y cuando lo estoy, sueño para que no se acabe.

Quizás porque me das algo diferente. Algo delicioso y liberador. Tú me haces luchar por un futuro mejor.

Me haces sentir único, me haces sentir inmortal. Aunque en ocasiones me criticas duramente, lo acepto sin decir ni un pero porque tú me haces ver lo que soy en realidad.

Ojalá hubiera más personas como tú. Tú, Tú, Tú

Lágrimas

No soporto ver esas lágrimas recorriendo tus mejillas. Lloras y no encuentro como consolarte. Me miras y tus ojos inundados hacen que mi alma se ahogen en ellos.
Dices que no mereces mi amor. Que eres un monstruo. Eres tan dura contigo. 

Quisiera borrar esos pensamientos negativos de tu mente y hacerte ver que eres lo más hermoso que me ha pasado en la vida.
Ojalá pudieras leer mis sentimientos y puedas ver lo que causas en mí. Haria hasta lo imposible por curar tu dolor, por lograr que con mis besos olvides tu oscuro pasado y decidieras vivir este presente conmigo.
Sé que no comprendo lo que sientes, ni siquiera me comprendo a mi mismo. Soy un pésimo novio.
No me interesa tu maldito pasado, lo que hiciste o dejaste de hacer, sólo me interesas tú. 

Quisiera protegerte pero ni siquiera sé cuidarme a mi mismo.

Inocencia

No entiendo porqué existe la inocencia.
 Creo que todos deberíamos nacer con un grado razonable de conocimiento de las cosas. Saber el significado de las palabras: engaño y ilusión. Deberíamos nacer conociendo los sentimientos llamados: tristeza, desamor, soledad y culpa.
Así evitaríamos situaciones que nos lleven a eso, pero de niños sólo jugamos pensando en un mundo perfecto, hasta que llega alguien o algo y nos muestra lo contrario. Las propias experiencias de la vida rompen ese hermoso cristal que jamás podrá enmendarse.
A medida que crecemos, vemos tantos matices, yo quisiera un instante volver a esa inocencia pero tengo miedo que esa misma inocencia me conduzca a los mismos errores.