El Monstruo.

Pides mi atención.

Pides que te mire.

Pides que te toque.

Pides que te ame.

Ayer fui tu esclavo pero hoy quiero ser libre.

Siempre me dabas lo que pedía, no lo que necesitaba.

Pedía amor y tú me dabas placer.

Pedía compañía y tú solo decías un «Hola».

Pedía amistad y tú me ofrecías entretenimiento.

Pedías comprensión y tú me brindabas conocimiento.

Quieres renacer cómo el ave fénix, muerdes las cadenas que te impuse. Súplicas a gritos misericordia.

Amas tenerme hipnotizado.

Amas sentir que te necesito para vivir.

Amas ser lo único que me libera.

Amas destruirme.

Lloró para que no tomes control de mi cuerpo. Quiero seguir libre pero estas rompiendo los barrotes de tu celda.

El monstruo está ganando.

Anuncio publicitario

Soy una concha de caracol esperando ser hallada entre infinidades de capas de arena.

Cierro los ojos y busco aquella mano; aquella mano que retire los residuos de arena y polvo y pueda valorar mi nácar.

Muchas veces olvido lo valioso que soy. Olvido lo rosado y brillante que soy.

Lloro esperando que alguien me valore, grito en la oscuridad en busca de alguien que me escuche, me encuentre, me cuide, me mire con cariño y admiración pero sólo siento al mar que me lleva a sus profundidades evitando que me encuentres.

Siento la sal consumirme, siento el sol colaborando. Estoy seguro que primero llegará la hora en que deje de existir antes de que halle el propósito de mi vida. Mi hora se acerca, el ángel de la muerte viene por mí.

Es tan difícil mantener las esperanzas.

Quizás

Quizás si soy un monstruo.

Quizás debería dejarlo salir.

Quizás así mi vida sería más satisfactoria.

Quizás ponerlo en libertad me haga feliz.

Quizás alimentar sus ansias de carne sea lo mejor.

Quizás debería dejar que destruya todo a mi alrededor y de allí hacer un nuevo comienzo.

Suposiciones nublan mi mundo. Un animal dentro de mí intenta ser libre, intenta dominar el mundo. Dentro de mí hay suposiciones que no sé cómo aclarar.

Rosa

Se dicen muchas cosas de ti pero mis oídos se hacen los sordos.
Es extraño lo que produces en mí, una atracción hipnótica,unas ganas por ser parte de tu piel pero siempre hay razones para alejarme de ti.

Sé que es sólo atracción física. Sólo ganas de tenerte en mis brazos. Esa angustia de besar tus labios me consume a diario.Imagino cómo seria recorrer tu piel con mis dedos, descubrir el sabor de tus rosados y delicados labios.

Quiero que seas mi rosa, deseo que me domestiques, quiero cuidar de tus pétalos.

Cada gesto de tu cuerpo me invita a actuar. La forma en que me miras me dice que quizás todo es real.Sabes que me encantas.

Intentas llevarme a la locura; creo que iré comprando la camisa de fuerza. No puedo caer en tus redes, no puedo hacerlo pero ¿Qué hago si ya estoy perdido en
la arena blanca de tu piel?