La Cura

Sabemos lo que necesitamos. Aunque nos duela tenemos que admitirlo.
Buscamos la manera de remplazarlo. En esta larga carretera llamada vida buscamos sanar nuestro dolor con pomadas momentáneas, pero preferimos no curar la herida.

Buscamos dopar nuestro dolor con drogas, sexo, dinero. Muchos hasta compramos compañía.

Llega el momento en que lo que realmente necesitamos queda oculto en nuestra adicción.

Nos hace sentir cómodos, valientes, fuera de esta realidad. Nos preguntamos a diario por qué algo tan hermoso al final nos hace daño tambien.

Nos entregamos al vicio sin condiciones.
Callamos nuestra humana necesidad con parches momentáneos.

Todos los humanos necesitamos sentirnos amados y aceptados. Eso sumado a otros problemas nos hace hundirnos.

Estamos acostumbrados a no prestar atención a las causas.
Si nos duele cualquier parte de nuestro cuerpo tomamos algo para quitarlo.

Si tenemos fiebre, tomamos algo para bajarla.
Nunca buscamos atacar la causa, solo calmamos el efecto.
Cuando llega el momento de querer dejar la adicción, nos damos cuenta que caemos, caemos y caemos. Sufrimos por eso y sentimos que estamos en un hueco del cual no podemos salir.

Hay que darse cuenta que toda adicción es sencillamente un efecto y para salir hay que atacar la causa.

El esclavo y El verdugo.

Ahora eres mi esclavo. Controlo cada uno de tus miembro. Me convertí en algo a lo cual temerle.

Me dominaste durante muchos años, pero ahora soy tu verdugo. Decido tu libertad y tu infierno. Tu vida o tu muerte es mi elección.

Ya no te aprovechas de mí. Ahora soy yo el que te uso a mi conveniencia.

Siempre fui la bestia que quería ser príncipe.

En realidad era un príncipe que se convirtió en un ogro.

La libido la utilizo en tu contra. La inteligencia es mi aliado. Ya no cargo un demonio en la espalda, el demonio me lleva a sus espaldas.

Te apuñalo y siento tu dolor en el filo.

Eres mi esclavo y yo soy tu verdugo.