Volar

Apenas sentí esa extraña electricidad al tocarme, esa primera vez que la confusión me alimentaba, supe que habia algo especial.

La masturbación me llevaba a lugares inexplorados. Me brindaba sensaciones nuevas, un momento sin pensamiento. 

Todo mi cuerpo se estremecía, sabia que habia encontrado el amor.
Luego en el momento mas espectacular me quedé sin aire, sentía que me iluminaba.  No podía aguantar más, allí apareció la maravilla.

Boom!

Dicen que los mejores momentos duran poco tiempo, me aferré a eso.

Quizás eso tan extraño que había descubierto era parte del plan divino para no necesitar del amor de otros.

Poco a poco lo que comenzó como un gesto de amor semanal se volvió un gesto diario. Me volví dependiente. Se volvieron tres, cuatro, cinco veces al día.

Ese amor tan especial que habia encontrado se esfumaba con el orgasmo. El vacío volvia, se acompañaba con el cansancio y la ansiedad. 

Era un falso amor.

Tentación

PierreGilles6
Me gustaría masturbarme. Llegar a un delicioso orgasmo.

Pero no encuentro el verdadero fin de eso. Al final me siento sucio y inmundo. Siento la necesidad de liberar toda esta tensión sexual pero esa liberación es solo momentánea, a los diez minutos quiero volver a masturbarme.

No se que hacer. Lo sexual es tan caótico para mí. Siento que mi pene es insaciable, eso me molesta.

Muchas veces lloro por sentirme un esclavo.

Erecciones difíciles de controlar. Taparlas con mis manos, encorvarme, bolsos son mi mejor ayuda.

images

Hay riesgos implicados, graves riesgos. Temo que me vuelva un monstruo.
Mis pensamientos vuelan, van a lugares que no quiero ir.

Es peligroso y delicioso.

Ganas intensas de saciarlas.

Mis manos lo masajean, cierro mis ojos, mi mente en blanco. No puedo detenerme, es imposible parar y luego…

satiriasis-satiro

La Cura

Sabemos lo que necesitamos. Aunque nos duela tenemos que admitirlo.
Buscamos la manera de remplazarlo. En esta larga carretera llamada vida buscamos sanar nuestro dolor con pomadas momentáneas, pero preferimos no curar la herida.

Buscamos dopar nuestro dolor con drogas, sexo, dinero. Muchos hasta compramos compañía.

Llega el momento en que lo que realmente necesitamos queda oculto en nuestra adicción.

Nos hace sentir cómodos, valientes, fuera de esta realidad. Nos preguntamos a diario por qué algo tan hermoso al final nos hace daño tambien.

Nos entregamos al vicio sin condiciones.
Callamos nuestra humana necesidad con parches momentáneos.

Todos los humanos necesitamos sentirnos amados y aceptados. Eso sumado a otros problemas nos hace hundirnos.

Estamos acostumbrados a no prestar atención a las causas.
Si nos duele cualquier parte de nuestro cuerpo tomamos algo para quitarlo.

Si tenemos fiebre, tomamos algo para bajarla.
Nunca buscamos atacar la causa, solo calmamos el efecto.
Cuando llega el momento de querer dejar la adicción, nos damos cuenta que caemos, caemos y caemos. Sufrimos por eso y sentimos que estamos en un hueco del cual no podemos salir.

Hay que darse cuenta que toda adicción es sencillamente un efecto y para salir hay que atacar la causa.

19 centímetros

Me miro desnudo frente al espejo y me pregunto cómo pude dejar que 19 centímetros controlaran mi vida. En comparación a mí, él es un ser pequeño.

Tal como él señor de la esquina se deja dominar por un pequeño cigarro, yo me dejo guiar por unos cuantos centímetros.

Dolor me ha traído, y yo diría que mucho. Esa extraña sensación dentro de él que pide más y más. Un deseo insaciable. Él es un animal que solo se deja llevar por sus instintos. Pero yo no quiero participar en los juegos de ese animal.

Satiriasis.

Adicción.

Desconexión.

Catarsis.

Desde aquella primera vez el deseo crece y crece. No sé cómo contenerlo. He pensando en cortarlo. He tomado muchos ansiolíticos pero no le causan efecto.

Mi infierno mide solo 19 centímetros. Estoy cansado. Ya no sé que hacer.

Una Nueva Esperanza.

Quiero vivir, deseo sentir eso que llaman vida.

Caminar sin centrarme en el pasado, solo disfrutar el presente.

Escuchar a un niño llorar, sin sentir envidia de su llanto.

No centrarme nunca más en mis errores y enfocarme en encontrar nuevos logros.

Conocer nuevas sensaciones, sentir que hay otras cosas que pueden hacerme volar aparte de la masturbación.

Deseo sentir que valgo, que tengo propósito.

Dejar toda máscara y ser el «Yo» real.

Dejar mi adicción a un lado y sentir que solo necesito de mí mismo para ser feliz.

Una muerte se acerca.

Puedo no tener un hermoso pasado. Puede que me espere un horroroso futuro. Pero el presente es mio y voy a aprovecharlo.

Gracias a todos mis lectores por ser parte de éste presente.

La Victoria

Me siento orgulloso de mí.

Anteriormente hubiera salido corriendo a saciar mi sed. Pero esta vez fui fuerte, aguanté y eso me hace sentir feliz.

Desde hace mucho tiempo solo me reprochaba cosas pero hoy me felicite, hoy me Sonreí. Miré más allá de lo superficial y vi el interior.

Hoy sentí las cadenas menos apretadas. Vi que tenia el poder de decidir. Ya no me sentí un ciego seguidor. Mi adicción no ganó.

Tuve mucho miedo, lo admito pero seguí y la victoria obtuve. Quiero decir que nunca pensé que este dia llegaría pero a pesar de tantas caídas hoy tuve el poder de mantenerme de pie aunque la piedra de tropiezo era muy grande.

Sueño con ser libre por completo y poder volar sin ningúna cuerda que me ate. Sueño con ser un pez que navega el inmenso mar. Pero esta vez sé que puedo lograrlo y eso me da esperanza, me ofrece ganas de seguir.