Yo.

8894818_2-el-griego-2

He llegado a la conclusión que soy como un pene. La mayoría del tiempo estoy flácido y triste. Pero sé que llegará el día en que estaré erguido, sin miedo, listo para todo.

Marte.-Pintura-mural-de-la-Casa-de-Venus-en-la-Concha-primera-mital-s.-I.-d.C.-Pompeya-1024x909

Seré una obra de arte. Estaré brillante. Desde mi interior brotará mi felicidad y podré compartirla con otros.

images (1)

Anuncio publicitario

Tentación

PierreGilles6
Me gustaría masturbarme. Llegar a un delicioso orgasmo.

Pero no encuentro el verdadero fin de eso. Al final me siento sucio y inmundo. Siento la necesidad de liberar toda esta tensión sexual pero esa liberación es solo momentánea, a los diez minutos quiero volver a masturbarme.

No se que hacer. Lo sexual es tan caótico para mí. Siento que mi pene es insaciable, eso me molesta.

Muchas veces lloro por sentirme un esclavo.

Erecciones difíciles de controlar. Taparlas con mis manos, encorvarme, bolsos son mi mejor ayuda.

images

Hay riesgos implicados, graves riesgos. Temo que me vuelva un monstruo.
Mis pensamientos vuelan, van a lugares que no quiero ir.

Es peligroso y delicioso.

Ganas intensas de saciarlas.

Mis manos lo masajean, cierro mis ojos, mi mente en blanco. No puedo detenerme, es imposible parar y luego…

satiriasis-satiro

Pene.

Salud_292232221_70013956_1024x576

Ese pene que te causa placer. Te llevó al orgasmo, te hizo conocer docenas de agujeros. Sembraste con el muchos jardines, depositaste tus semillas en aquellos patios sin pensar en las consecuencias.

Reíste, gozaste. Pensaste que estaba hecho de mármol. Creíste que no fallarías.
Estabas iniciando una guerra que ni es tus peores pesadillas pensabas que existiría.

Toda aquella lujuria te controlaba. Eras su prisionero sin saberlo. Manipulaba tu mente.

Sentias el mundo a tus pies.

Ese pene era tu dios. El consolaba tus tristezas. Borraba tus soledad. Te hacia sentir bien.

Era lo único que tenias.

Te aterraba la idea de que el no existiera.

Ahora que has decidió cambiar te enfrentas al demonio que has creado. Un ser que parece difícil de exterminar. Te sigue a todos lados.

Necesitas tocarlo. Es preciso para ti recurrir a el para sentirte vivo. No quieres estar solo. Aunque reconoces que no eres rival para el poder que le otorgaste.

19 centímetros

Me miro desnudo frente al espejo y me pregunto cómo pude dejar que 19 centímetros controlaran mi vida. En comparación a mí, él es un ser pequeño.

Tal como él señor de la esquina se deja dominar por un pequeño cigarro, yo me dejo guiar por unos cuantos centímetros.

Dolor me ha traído, y yo diría que mucho. Esa extraña sensación dentro de él que pide más y más. Un deseo insaciable. Él es un animal que solo se deja llevar por sus instintos. Pero yo no quiero participar en los juegos de ese animal.

Satiriasis.

Adicción.

Desconexión.

Catarsis.

Desde aquella primera vez el deseo crece y crece. No sé cómo contenerlo. He pensando en cortarlo. He tomado muchos ansiolíticos pero no le causan efecto.

Mi infierno mide solo 19 centímetros. Estoy cansado. Ya no sé que hacer.