19 centímetros

Me miro desnudo frente al espejo y me pregunto cómo pude dejar que 19 centímetros controlaran mi vida. En comparación a mí, él es un ser pequeño.

Tal como él señor de la esquina se deja dominar por un pequeño cigarro, yo me dejo guiar por unos cuantos centímetros.

Dolor me ha traído, y yo diría que mucho. Esa extraña sensación dentro de él que pide más y más. Un deseo insaciable. Él es un animal que solo se deja llevar por sus instintos. Pero yo no quiero participar en los juegos de ese animal.

Satiriasis.

Adicción.

Desconexión.

Catarsis.

Desde aquella primera vez el deseo crece y crece. No sé cómo contenerlo. He pensando en cortarlo. He tomado muchos ansiolíticos pero no le causan efecto.

Mi infierno mide solo 19 centímetros. Estoy cansado. Ya no sé que hacer.

Anuncios

Ha llegado el tiempo.

Los errores se pagan caro. Muchas veces se pagan con sangre. Ha llegado mi tiempo. Es tiempo de que broten mis lágrimas de sangre.

Es tiempo de alejarme de todos. Es tiempo para transformarme. Necesito hacer un inventario sobre quién soy y lo que quiero. Necesito ordenar mi pasado. Necesito perdonarme pero no sé cómo hacerlo.

Mis errores son tantos como los granos de arena en la orilla del mar. Son tan inmensos que nublan mi visión.

Veo en la mesa doce cajas de antidepresivos y recuerdo que mi recuperación será muy larga y que es igualmente largo el camino que queda por seguir.

Quiero conocer nuevas personas. Quiero escribir, dibujar y cantar. Quiero enamorarme.

Lo único que pido es ser feliz.

Tengo miedo de hacerle daño a las personas que aprecio. Ojalá pudieran comprender el motivo por qué me he alejado. El por qué soy diferente.

Solo quiero cuidarlos y la mejor manera de hacerlo es alejándolos de mí.

Una Nueva Esperanza.

Quiero vivir, deseo sentir eso que llaman vida.

Caminar sin centrarme en el pasado, solo disfrutar el presente.

Escuchar a un niño llorar, sin sentir envidia de su llanto.

No centrarme nunca más en mis errores y enfocarme en encontrar nuevos logros.

Conocer nuevas sensaciones, sentir que hay otras cosas que pueden hacerme volar aparte de la masturbación.

Deseo sentir que valgo, que tengo propósito.

Dejar toda máscara y ser el “Yo” real.

Dejar mi adicción a un lado y sentir que solo necesito de mí mismo para ser feliz.

Una muerte se acerca.

Puedo no tener un hermoso pasado. Puede que me espere un horroroso futuro. Pero el presente es mio y voy a aprovecharlo.

Gracias a todos mis lectores por ser parte de éste presente.

La iniciación

Estimado Ricardo suarez.

Lamento no haberle escrito antes pero mis investigaciones se han estancado un poco y eso me preocupa.

Mi última investigación ha sacado ha relucir algo que me parece sumamente curioso, he descubierto que la mayoría de las personas fueron iniciadas en la sexualidad por alguien que no debería haberlo hecho.

Por ejemplo he escogido a tres personas al azar y les he hecho la pregunta sobre cuál fue su primera experiencia sexual.

1) Marcos 20 años.

-Me parece un poco sorpresiva tu pregunta pero creo que fue a los 8 años, dos de mis primos fueron a visitarnos a mí y a mi familia. Ellos eran hermanos y tenían unos 13 y 15 años. En un momento que quedé solo con ellos y me mostraron pornografia, desde allí me inicié en ese vicio.

2) Antonio 19 años

-No es fácil para mí hablar esto. Fue a los 10 años, tenia un primo de 14 años y vivía cerca de mi casa. Yo no tenia en ése momento hermanos menores, no tenia con quien compartir así que él era mi único amigo. Cierto dia me menciono que estaba pasándole algo extraño a su cuerpo. Yo con una gran curiosidad decidí preguntar que era. Entonces se bajó su pantalón y me mostró un poco de vello púbico. Desde ese dia tomamos más y más confianza hasta que…

3) Gerardo. 23 años

-Tenia 5 años y estaba jugando con 3 de mis primos de mi misma edad. Un dia ofrecieron enseñarme un juego nuevo que habían visto en una revista de su papá.

Realmente fue muy complicado hacer semejante pregunta a hombres y más cuando tiene que ver con una iniciación con un familiar y de su mismo sexo.

Ya que usted es psicólogo podría ayudarme a entender este fenómeno.

                    ATENTAMENTE:

                     Miguel Sanchez

U.C.V

Hoy visité por primera vez la facultad o escuela de psicología de La universidad central de Venezuela. Y me enamoré.

Lamentablemente no he tomado ninguna foto pero debo decirles que en realidad es hermosa.

Es tan artística. Sus esculturas dan un toque sublime a la universidad. Sus ventanas decoradas con vidrios de diferentes colores (no conozco el nombre de la técnica) hace de la iluminación algo hermoso.

La biblioteca me encanto debido a que desde que entras sientes un aire de investigación verdadera y profunda.

Anteriormente había estado en la U.C.V pero no de la manera que deseaba. Mi hermana estaba enferma de cáncer y duré tres meses visitando el hospital universitario hasta que ella murió y desde ese entonces (tres años) no visitaba la ciudad universitaria, creo que los malos recuerdos y el dolor me ganaban. Pero esta vez fue genial.

El amor hacia la psicología ha crecido desde este magnífico encuentro.

Universidad central de Venezuela quiero que seas mi Alma Mater.

Estudiar Psicología

Encontré lo que quiero ser.

Quiero conocer el por qué del comportamiento humano.

Conocer las emociones.

Sentir la la satisfacción de ayudar a otros.

Poder ser su oído. Escucharles sin juzgar.

Ser una mano amiga.

Guiarlos hasta la solución de lo que les adolece.

Quiero ser de utilidad para la sociedad.

Quiero estudiar psicología.

El Monstruo.

Pides mi atención.

Pides que te mire.

Pides que te toque.

Pides que te ame.

Ayer fui tu esclavo pero hoy quiero ser libre.

Siempre me dabas lo que pedía, no lo que necesitaba.

Pedía amor y tú me dabas placer.

Pedía compañía y tú solo decías un “Hola”.

Pedía amistad y tú me ofrecías entretenimiento.

Pedías comprensión y tú me brindabas conocimiento.

Quieres renacer cómo el ave fénix, muerdes las cadenas que te impuse. Súplicas a gritos misericordia.

Amas tenerme hipnotizado.

Amas sentir que te necesito para vivir.

Amas ser lo único que me libera.

Amas destruirme.

Lloró para que no tomes control de mi cuerpo. Quiero seguir libre pero estas rompiendo los barrotes de tu celda.

El monstruo está ganando.