Recuerdos.

El triste recuerdo construyó un nido en el alma, devorando a su paso cada hermoso recuerdo que se podía albergar.

El pasado se vuelve presente, la culpa se transforma en el único pensamiento posible.

Anhelo la puerta buscando la manera de salir. Mi cabeza se iguala una maquina imposible de apagar. Las horas parecen interminables. Cierro los ojos pero el sueño parece nunca llegar. Espero que la muerte me brinde el eterno descanso, asi podré apagar todo este terrible infierno que me arropa.

Anuncios