Colores del placer

Anuncio publicitario

La Semilla

Aquella semilla nació en el lugar menos esperado. Esa semilla tan pequeña y delicada brotó dejando mudos a todos los escépticos.

Ni yo mismo imaginaba lo hermosas que eran sus diminutas ramitas, parecía que cualquier viento iba a romperlas.

Contra todo pronóstico se hizo mas y mas fuerte.

Ahora es un inmenso árbol que con su sombra abrigan a los amantes que en secreto se aman en el parque.

Algunas de flores caen al suelo y adornan de rosado todo ese pasto que rodea al árbol. Otras flores tienen el privilegio de ser recogidas por jóvenes vírgenes que la colocan en su cabello para adornarlo con sus hermosos pétalos.

Yo pensaba que ese pequeño sentimiento no pasaría de una emoción pero ahora es un inmenso árbol llamado amor.

Él

Entregué mi cuerpo pensando que encontraría amor. Fue una ilusión perfecta porque solo conseguí dolor.

Entregué cada centímetro de mi ser.

Decidí arroparme con las sabanas de la indiferencia. Cubrí mis problemas con una inmensa neblina que me impedía verlos.

Pensé que estaba en un lugar seguro, pero su compañía me introducía cada día más en un infierno.

Él me quitaba la soledad. Me hacia olvidar mis tristezas. Secaba con sus dedos mis lágrimas. Me miraba con sus inmensos ojos y me decía que todo estaría bien. Él me mimaba haciéndome sentir protegido. No había pasado, ni futuro estando a su lado.

Su caliente piel quitaba el insoportable frío que la muerte dejaba. El placer que me brindaba era indescriptible, nada lo igualaba. Sus besos eran masajes que me hacían olvidar los malestares del dia. No había en mi mente otra cosa que pensar él, no necesitaba otra compañía.

Ojalá los demás comprendieran porqué te amaba.

Cuando te fuiste esa neblina se esfumó, y mis problemas aparecieron de nuevo. Pero eran más fuertes, eran gigantescos.

Fuiste una ilusión. Una perfecta ilusión.

Una Nueva Esperanza.

Quiero vivir, deseo sentir eso que llaman vida.

Caminar sin centrarme en el pasado, solo disfrutar el presente.

Escuchar a un niño llorar, sin sentir envidia de su llanto.

No centrarme nunca más en mis errores y enfocarme en encontrar nuevos logros.

Conocer nuevas sensaciones, sentir que hay otras cosas que pueden hacerme volar aparte de la masturbación.

Deseo sentir que valgo, que tengo propósito.

Dejar toda máscara y ser el «Yo» real.

Dejar mi adicción a un lado y sentir que solo necesito de mí mismo para ser feliz.

Una muerte se acerca.

Puedo no tener un hermoso pasado. Puede que me espere un horroroso futuro. Pero el presente es mio y voy a aprovecharlo.

Gracias a todos mis lectores por ser parte de éste presente.

El comienzo.

Pude ver mi futuro en tus ojos.

Queria correr a tu lado y comenzar nuestra historia.

Perdí la respiración mientras contemplaba tu rostro.

Quizás eres una alucinación producida por mi gran deseo reprimido de amar.

Estabas allí, sentada con tu mirada fija en aquel libro; cuanta envidia sentí de que tus ojos no estuvieran fijos en mí.

Te encontré en el lugar que menos esperaba. Solo necesitaba veinte segundos de valentía para acercarme a ti y conocerte pero no pude tener ni siquiera un segundo.

Ahora solo me maldigo y me lamento por no saludarte y tener el privilegio de escuchar tu voz.

Pero juro que regresaré y volveré a verte. Me presentaré y me esforzaré en tener la valentía suficiente para que nuestra historia comienze.

Tus óvulos han enamorado a mis espermatozoides.

Sentirnos

Ella tomaba mi brazo con fragilidad, no podía pronunciar ni una palabra, su enfermedad no se lo permitía.

Podía sentir como sus energías se terminaban. Las lágrimas eran reprimidas para no derrumbar la poca entereza que en nuestros cuerpos se hallaba.

Caminábamos por aquel largo y frío pasillo. Ambos estabamos destruidos.

Ella deseaba sanar mis heridas. Yo deseaba intercambiarme con ella pero no tenia el poder para hacerlo.

Estabamos en situaciones distintas. Nos encontrabamos en polos opuestos. Yo sufría de depresión y nadie creía que eso fuera una enfermedad, ella tenia cáncer y ya era terminal.

Eramos tan diferentes pero por una extraña razón sabíamos cómo nos sentíamos.

Es complicado explicar ese momento, cuando dos almas tienen una conexión que solo ellos puedes sentirla. Cuando no hay necesidad de palabras. Lo único que es necesario es la inmensa empatia que rompe el plano físico y llega a lo espiritual.

Sabia que ella no tenia fuerzas pero el saber que estaba dispuesta a gastarla en mí, era el gesto más hermoso de este planeta.

Los dos queríamos descansar de este infierno que se llama «Vida». Ella logró descansar y yo sigo esperando el momento en que pueda besar a Morfeo y dormir en sus brazos por la eternidad.

El Monstruo.

Pides mi atención.

Pides que te mire.

Pides que te toque.

Pides que te ame.

Ayer fui tu esclavo pero hoy quiero ser libre.

Siempre me dabas lo que pedía, no lo que necesitaba.

Pedía amor y tú me dabas placer.

Pedía compañía y tú solo decías un «Hola».

Pedía amistad y tú me ofrecías entretenimiento.

Pedías comprensión y tú me brindabas conocimiento.

Quieres renacer cómo el ave fénix, muerdes las cadenas que te impuse. Súplicas a gritos misericordia.

Amas tenerme hipnotizado.

Amas sentir que te necesito para vivir.

Amas ser lo único que me libera.

Amas destruirme.

Lloró para que no tomes control de mi cuerpo. Quiero seguir libre pero estas rompiendo los barrotes de tu celda.

El monstruo está ganando.

Soy una concha de caracol esperando ser hallada entre infinidades de capas de arena.

Cierro los ojos y busco aquella mano; aquella mano que retire los residuos de arena y polvo y pueda valorar mi nácar.

Muchas veces olvido lo valioso que soy. Olvido lo rosado y brillante que soy.

Lloro esperando que alguien me valore, grito en la oscuridad en busca de alguien que me escuche, me encuentre, me cuide, me mire con cariño y admiración pero sólo siento al mar que me lleva a sus profundidades evitando que me encuentres.

Siento la sal consumirme, siento el sol colaborando. Estoy seguro que primero llegará la hora en que deje de existir antes de que halle el propósito de mi vida. Mi hora se acerca, el ángel de la muerte viene por mí.

Es tan difícil mantener las esperanzas.

No sé cómo dejar de aspirar tener tus labios.

Me pregunto cómo renunciar a la idea de dormir cada día sobre tu pecho. No puedo dejar de pensar en el momento en que nuestros cuerpos se unan y podamos disfrutar de la sensaciones que sólo brinda el amor.

No puedo olvidar tus hermosos ojos marrones. No puedo dejar de recordar la primera vez que te miré y me enamoré de inmediato. Tus delicada sonrisa inundó mi alma, tu blanca piel despertó mi corazón.

No sé que clase de magia negra lanzas cada vez que me miras. Ésta excitación imposible de controlar me angustia; necesito que me ayudes a calmarla pero eres malvada y haces todo lo posible para que caiga es tus juegos pero al final siempre pierdo.

Quiero correr a tu lado. Quiero ser tuyo. Quiero que nos amemos. Quiero que seamos un sólo cuerpo.

Puedo oír tus labios llamándome. Puedo verte pensando en mí cuando te tocas. Sé que quieres estar junto a mí pero no sé te sucede. Una vez me besaste y dijiste que esperara.

Aun sigo esperando.