Él volvió.

Él desea constantemente tu arrepentimiento. Envía mensajes esperando que tu decisión sea anulada. Acepta utilizar todas las opciones con el fin de que vuelvas. Cree que con su sexo podría atraerte. Sirve sus palabras de amor intentando endulzarte. Dice lo que cree que deseas escuchar. Utiliza su cuerpo como arma mortal. Vocifera miles de promesas con el fin de atraerte. Pide compasión, perdón

via WordPress for Windows app.

La Cura

Sabemos lo que necesitamos. Aunque nos duela tenemos que admitirlo.
Buscamos la manera de remplazarlo. En esta larga carretera llamada vida buscamos sanar nuestro dolor con pomadas momentáneas, pero preferimos no curar la herida.

Buscamos dopar nuestro dolor con drogas, sexo, dinero. Muchos hasta compramos compañía.

Llega el momento en que lo que realmente necesitamos queda oculto en nuestra adicción.

Nos hace sentir cómodos, valientes, fuera de esta realidad. Nos preguntamos a diario por qué algo tan hermoso al final nos hace daño tambien.

Nos entregamos al vicio sin condiciones.
Callamos nuestra humana necesidad con parches momentáneos.

Todos los humanos necesitamos sentirnos amados y aceptados. Eso sumado a otros problemas nos hace hundirnos.

Estamos acostumbrados a no prestar atención a las causas.
Si nos duele cualquier parte de nuestro cuerpo tomamos algo para quitarlo.

Si tenemos fiebre, tomamos algo para bajarla.
Nunca buscamos atacar la causa, solo calmamos el efecto.
Cuando llega el momento de querer dejar la adicción, nos damos cuenta que caemos, caemos y caemos. Sufrimos por eso y sentimos que estamos en un hueco del cual no podemos salir.

Hay que darse cuenta que toda adicción es sencillamente un efecto y para salir hay que atacar la causa.

No

Me miras de una forma extraña.

Me has hecho una propuesta que debo rechazar enseguida. Intentas besarme y yo retrocedo. Coges mi nalga derecha, la aprietas como tu propiedas.

Preguntas con un gesto obceno si suelo masturbarme. Tu pregunta me toma desprevenido y la sorpresa me invade. Respondo diciendo que no es tu problema.

Dices que quieres probar mi lengua dentro de tu boca y enseguida puedo oler los aires de doble sentido.

Deseas dormir desnuda en mi cama.

En mi cabeza quiero creer q es una pesadilla.

Si no fueramos tan diferentes no abria problema.

Pero apenas tienes once años y ya eres una leona que con gran hambre sale a cazar.

19 centímetros

Me miro desnudo frente al espejo y me pregunto cómo pude dejar que 19 centímetros controlaran mi vida. En comparación a mí, él es un ser pequeño.

Tal como él señor de la esquina se deja dominar por un pequeño cigarro, yo me dejo guiar por unos cuantos centímetros.

Dolor me ha traído, y yo diría que mucho. Esa extraña sensación dentro de él que pide más y más. Un deseo insaciable. Él es un animal que solo se deja llevar por sus instintos. Pero yo no quiero participar en los juegos de ese animal.

Satiriasis.

Adicción.

Desconexión.

Catarsis.

Desde aquella primera vez el deseo crece y crece. No sé cómo contenerlo. He pensando en cortarlo. He tomado muchos ansiolíticos pero no le causan efecto.

Mi infierno mide solo 19 centímetros. Estoy cansado. Ya no sé que hacer.

La iniciación

Estimado Ricardo suarez.

Lamento no haberle escrito antes pero mis investigaciones se han estancado un poco y eso me preocupa.

Mi última investigación ha sacado ha relucir algo que me parece sumamente curioso, he descubierto que la mayoría de las personas fueron iniciadas en la sexualidad por alguien que no debería haberlo hecho.

Por ejemplo he escogido a tres personas al azar y les he hecho la pregunta sobre cuál fue su primera experiencia sexual.

1) Marcos 20 años.

-Me parece un poco sorpresiva tu pregunta pero creo que fue a los 8 años, dos de mis primos fueron a visitarnos a mí y a mi familia. Ellos eran hermanos y tenían unos 13 y 15 años. En un momento que quedé solo con ellos y me mostraron pornografia, desde allí me inicié en ese vicio.

2) Antonio 19 años

-No es fácil para mí hablar esto. Fue a los 10 años, tenia un primo de 14 años y vivía cerca de mi casa. Yo no tenia en ése momento hermanos menores, no tenia con quien compartir así que él era mi único amigo. Cierto dia me menciono que estaba pasándole algo extraño a su cuerpo. Yo con una gran curiosidad decidí preguntar que era. Entonces se bajó su pantalón y me mostró un poco de vello púbico. Desde ese dia tomamos más y más confianza hasta que…

3) Gerardo. 23 años

-Tenia 5 años y estaba jugando con 3 de mis primos de mi misma edad. Un dia ofrecieron enseñarme un juego nuevo que habían visto en una revista de su papá.

Realmente fue muy complicado hacer semejante pregunta a hombres y más cuando tiene que ver con una iniciación con un familiar y de su mismo sexo.

Ya que usted es psicólogo podría ayudarme a entender este fenómeno.

                    ATENTAMENTE:

                     Miguel Sanchez

La Victoria

Me siento orgulloso de mí.

Anteriormente hubiera salido corriendo a saciar mi sed. Pero esta vez fui fuerte, aguanté y eso me hace sentir feliz.

Desde hace mucho tiempo solo me reprochaba cosas pero hoy me felicite, hoy me Sonreí. Miré más allá de lo superficial y vi el interior.

Hoy sentí las cadenas menos apretadas. Vi que tenia el poder de decidir. Ya no me sentí un ciego seguidor. Mi adicción no ganó.

Tuve mucho miedo, lo admito pero seguí y la victoria obtuve. Quiero decir que nunca pensé que este dia llegaría pero a pesar de tantas caídas hoy tuve el poder de mantenerme de pie aunque la piedra de tropiezo era muy grande.

Sueño con ser libre por completo y poder volar sin ningúna cuerda que me ate. Sueño con ser un pez que navega el inmenso mar. Pero esta vez sé que puedo lograrlo y eso me da esperanza, me ofrece ganas de seguir.

No sé cómo dejar de aspirar tener tus labios.

Me pregunto cómo renunciar a la idea de dormir cada día sobre tu pecho. No puedo dejar de pensar en el momento en que nuestros cuerpos se unan y podamos disfrutar de la sensaciones que sólo brinda el amor.

No puedo olvidar tus hermosos ojos marrones. No puedo dejar de recordar la primera vez que te miré y me enamoré de inmediato. Tus delicada sonrisa inundó mi alma, tu blanca piel despertó mi corazón.

No sé que clase de magia negra lanzas cada vez que me miras. Ésta excitación imposible de controlar me angustia; necesito que me ayudes a calmarla pero eres malvada y haces todo lo posible para que caiga es tus juegos pero al final siempre pierdo.

Quiero correr a tu lado. Quiero ser tuyo. Quiero que nos amemos. Quiero que seamos un sólo cuerpo.

Puedo oír tus labios llamándome. Puedo verte pensando en mí cuando te tocas. Sé que quieres estar junto a mí pero no sé te sucede. Una vez me besaste y dijiste que esperara.

Aun sigo esperando.

¿El Fin?

No sé que pensar de los jóvenes actuales. Claro no viví en épocas anteriores pero la degradación cultural me parece excesiva.

Jóvenes que no conocen a Bob Marley,Jhon Lennon,Queen.

Si ven a un joven que le guste leer lo critican sin contemplación,lo ven como un bicho raro.

Si habla de manera correcta lo critican por no tener un vocabulario no soez.

No sé que pensar. No sé si perder la esperanza.

He conocido a un joven de 13 años y noté claramente el conflicto interno entre ser lo que desea o hacer lo que los demás quieren para ser aceptado.

La sociedad suele ser dura con aquellos que son diferentes a ella. Si no escuchas su música de moda pueden acribillarte con miles de sinónimos de homosexual.

La clara obsesión con el tema sexual influye en cada elemento de la vida actual, tanto así que es complicado mantener una conversación sin que no aparezca alguna expresión en doble sentido. Lo hermoso que podía expresar una canción ha sido rebajado a un ritmo pegajoso con letra realmente degradante. La belleza del baile ha sido reemplazado con escena de sexo con ropa. Ya los padres no se horrorizan al ver a sus hijos (niños y adolescentes)con ropa realmente reveladoras sin dejar nada a la imaginación. Chicas muestran en redes sociales sus cuerpos en bailes llamados «Twerking», los comparten sin pensar en consecuencias presentes y futuras.

La sociedad se disfraza de inocente abuelita para terminar de comerse a la poca inocencia y cultura.

¿Es el fin?