El inmigrante volvió.

Aeropuerto-de-Maiquetia-1100x618

Acabo de regresar a mi país (Venezuela). Miles de moscas me rondan. Conozco sus intensiones. Piensan que traigo mucho dinero del extranjero. Ven que traigo celular nuevo y sus ojos salen de su órbita.

Idiotas.

No saben que traigo algo mas importante.

Me traje a mí mismo.

Ser inmigrante no es un cuento de hadas. El sueño americano es una mierda.
Afuera obtuve más enseñanzas que dinero.

Aprendí el verdadero valor del duro trabajo. A comprar cosas sudándomelas hasta el cansancio.

Aprendí el verdadero valor de tenerme a mí mismo. A reír de mis victorias, a consolarme mis derrotas.

Conocí las caras de la hipocresía. Ese «hermano» que su único propósito es chuparte como sanguijuelas.

Vi lo que significa dar sin esperar nada a cambio. Conocí que el verdadero amor no se encuentra únicamente en una pareja. Recuperé la esperanza en la humanidad.
Conocí el capitalismo, el consumismo. Ya puedo juzgar con bases y no solo de oídas.

Mi vocabulario aumentó en gran manera.

Aprendí que no necesitas ser millonario para ser hospitalario. Con un vaso de agua basta.

Vi mi verdadero poder.

Me atreví a invitar a una chica a salir y acepto.

Deje a mi pasado atrás por un momento.

Personas que no me conocían me enseñaron lo que es el verdadero amor.

Lloré al despedirme por primera vez.

Lloraron por mi.

Dije muchas groserías sin sentirme mal.

Alquilé mi primera casa. Compré mis primeros enseres. Sentí lo que es decir «Esto es mío».

Di el máximo y triunfé.

Primera semana.

Comenzar de cero no es sencillo. Empezar una revolución no trae felicidad inmediata.

Tuve que irme mi país. Ahora debo agregar a mi curriculum: Vendedor de café, Vendedor de helados y Recogedor de botellas de plástico.

Esta nueva temperatura asfixia mis pulmones.

Al ver la riqueza de esta nueva tierra me he dado cuenta lo ridículos que somos al no valorar lo que tenemos.

En la abundancia no hay crecimiento. En la abundancia no hay evolución.

A pesar de todos estos cambios me siento feliz.

Siento mas ganas que antes de luchar. No puedo negar que algunas veces lloro pero sé que para mí quizás pueda existir un mañana.
Pero por lo menos me conformo con el hoy.

Ya la masturbación no es mi escape. Solamente en una breve distracción.

Colombia me ha recibido con los brazos muy abierto y se los agradezco.

País hermoso. Gente maravillosa.

Emigrar

Me duele con toda mi alma. No quisiera hacerlo. Pero necesito buscar mi paz, encontrar mi destino.

Estar acá es tóxico para mí. Me causa dolor. Me recuerda mi pasado.

No sé las consecuencias que tendré, pero quiero arriesgarme. Quiero dejar todo atrás y comenzar de nuevo.

Este es el comienzo del mañana. Es el nacimiento de una nueva esperanza.

Me duele dejar lo que amo. Me aterra no conocer los nuevos retos.

Es una maldita obligación. Es emigrar.

Todo será nuevo. Tengo que aprender.

Espero encontrar mi verdad. Encontrar libertad.

Algo dentro de mí dice que no debo irme pero sé que es necesario hacerlo.

No todo es como quisiera.

Intenté estar aquí. Intente luchar con mis demonios. Pero no lo logré.

Es tiempo de renacer.

No me trago eso de que no podemos ser completamente felices.

Una Nueva Esperanza.

Quiero vivir, deseo sentir eso que llaman vida.

Caminar sin centrarme en el pasado, solo disfrutar el presente.

Escuchar a un niño llorar, sin sentir envidia de su llanto.

No centrarme nunca más en mis errores y enfocarme en encontrar nuevos logros.

Conocer nuevas sensaciones, sentir que hay otras cosas que pueden hacerme volar aparte de la masturbación.

Deseo sentir que valgo, que tengo propósito.

Dejar toda máscara y ser el «Yo» real.

Dejar mi adicción a un lado y sentir que solo necesito de mí mismo para ser feliz.

Una muerte se acerca.

Puedo no tener un hermoso pasado. Puede que me espere un horroroso futuro. Pero el presente es mio y voy a aprovecharlo.

Gracias a todos mis lectores por ser parte de éste presente.

U.C.V

Hoy visité por primera vez la facultad o escuela de psicología de La universidad central de Venezuela. Y me enamoré.

Lamentablemente no he tomado ninguna foto pero debo decirles que en realidad es hermosa.

Es tan artística. Sus esculturas dan un toque sublime a la universidad. Sus ventanas decoradas con vidrios de diferentes colores (no conozco el nombre de la técnica) hace de la iluminación algo hermoso.

La biblioteca me encanto debido a que desde que entras sientes un aire de investigación verdadera y profunda.

Anteriormente había estado en la U.C.V pero no de la manera que deseaba. Mi hermana estaba enferma de cáncer y duré tres meses visitando el hospital universitario hasta que ella murió y desde ese entonces (tres años) no visitaba la ciudad universitaria, creo que los malos recuerdos y el dolor me ganaban. Pero esta vez fue genial.

El amor hacia la psicología ha crecido desde este magnífico encuentro.

Universidad central de Venezuela quiero que seas mi Alma Mater.