Cosas por hacer.

Caerse y levantarse.

Luchar cada batalla para sobrevivir la guerra.

Ver personas ir y venir.

Caer varias veces para aprender.

No negarse a aprender.

Amar sin juzgar.

Tomar lo mejor de ti y salir a la batalla.

Reírte de las adversidades y superarlas de la manera menos pensadas.

Ser tu mismo.

No traicionarse intentando ser quien no eres.

Hacerte el amor a diario.

Felicitarte cuando haces una buena acción.

Tomarte el tiempo de llorar si es necesario.

Mandar diablo a los que te buscan por interés.

Ir solo a la playa, sentarse y disfrutar.

Aprender algo nuevo.

Aprender del pasado.

Vivir el presente

Planear un futuro.

El esclavo y El verdugo.

Ahora eres mi esclavo. Controlo cada uno de tus miembro. Me convertí en algo a lo cual temerle.

Me dominaste durante muchos años, pero ahora soy tu verdugo. Decido tu libertad y tu infierno. Tu vida o tu muerte es mi elección.

Ya no te aprovechas de mí. Ahora soy yo el que te uso a mi conveniencia.

Siempre fui la bestia que quería ser príncipe.

En realidad era un príncipe que se convirtió en un ogro.

La libido la utilizo en tu contra. La inteligencia es mi aliado. Ya no cargo un demonio en la espalda, el demonio me lleva a sus espaldas.

Te apuñalo y siento tu dolor en el filo.

Eres mi esclavo y yo soy tu verdugo.

Tu recuerdo.

Ya no volveré a tocar tu mano. Siento que el vacio de tu ausencia se hace cada día más profundo.

Me arrepiento de que el tiempo que pasé contigo no hubiera sido suficiente.

No cierres tus ojos por favor.

Mi vida se vuelve un desierto sin tu amor.

Quedate.

Cada parte de mi alma llora al recordar el momento de tu partida. Hubiera preferido mil veces que no te hubieras ido.

Mis canciones murieron contigo. Mis manos decidieron dejar de dibujar desde que saliste por esa puerta.

Muero cada vez que suena nuestra canción.

Es imposible decirle a mi alma que te olvide. Es imposible dejar de llorar con tu carta.

Al final no fue tu decisión marcharte.

Él decidió por los dos. Por su decisión llegó mi depresión. Por su decisión llegó nuestro adiós.

Cómo podías decirle no al cáncer. Cómo podías decirle que no querías morir.

No hables.

Suenas tan estúpido cuando dices que me comprendes. Solo dices lo que crees que quiero oír.

Cómo puedes saber lo que siento si no has pasado por lo mismo. Dices que todo pasará, pero no conoces mi infierno.

Solo cuando pases por esto, podrás saber cómo se siente. Cuando veas todo a tu alrededor destruirse. Cuando el dolor consuma tus días. Cuando sientas que no existe el mañana. En ese momento, ven y dime que me comprendes.

Es mejor que no digas nada. Si quieres acompañarme solo sientate a mi lado y ve el amanecer conmigo, pero no trates de consolarme.

Diciendo que los problemas de otros son mayores, no ayudará a cicatrizar mis heridas. Mencionando que el tiempo cura todo, no hará que muera esta maldita soledad que me consume. Gritando que vea más allá de mis problemas, no hará que ellos se marchen. Pidiendo que me perdone, no limpiará mi pasado.

Necesito tomarme mi tiempo. Necesito sufrir éste momento. No rebajes mis sentimientos.

Cuando te pongas en mis zapatos, quizás tampoco lo soportes, así que no me juzgues.

Solo toma mi mano y llora conmigo.

No hables.

Suenas tan estúpido cuando dices que me comprendes. Solo dices lo que crees que quiero oír.

Cómo puedes saber lo que siento si no has pasado por lo mismo. Dices que todo pasará, pero no conoces mi infierno.

Solo cuando pases por esto, podrás saber cómo se siente. Cuando veas todo a tu alrededor destruirse. Cuando el dolor consuma tus días. Cuando sientas que no existe el mañana. En ese momento, ven y dime que me comprendes.

Es mejor que no digas nada. Si quieres acompañarme solo sientate a mi lado y ve el amanecer conmigo, pero no trates de consolarme.

Diciendo que los problemas de otros son mayores, no ayudará a cicatrizar mis heridas. Mencionando que el tiempo cura todo, no hará que muera esta maldita soledad que me consume. Gritando que vea más allá de mis problemas, no hará que ellos se marchen. Pidiendo que me perdone, no limpiará mi pasado.

Necesito tomarme mi tiempo. Necesito sufrir éste momento. No rebajes mis sentimientos.

Cuando te pongas en mis zapatos, quizás tampoco lo soportes, así que no me juzgues.

Solo toma mi mano y llora conmigo.

Una Nueva Esperanza.

Quiero vivir, deseo sentir eso que llaman vida.

Caminar sin centrarme en el pasado, solo disfrutar el presente.

Escuchar a un niño llorar, sin sentir envidia de su llanto.

No centrarme nunca más en mis errores y enfocarme en encontrar nuevos logros.

Conocer nuevas sensaciones, sentir que hay otras cosas que pueden hacerme volar aparte de la masturbación.

Deseo sentir que valgo, que tengo propósito.

Dejar toda máscara y ser el «Yo» real.

Dejar mi adicción a un lado y sentir que solo necesito de mí mismo para ser feliz.

Una muerte se acerca.

Puedo no tener un hermoso pasado. Puede que me espere un horroroso futuro. Pero el presente es mio y voy a aprovecharlo.

Gracias a todos mis lectores por ser parte de éste presente.

DJJOSEGD Responde

Primero me gustaría agradecer a Saragrafias por tomarme en cuenta y postularme a éste reto.

11 Cosas sobre mí.

1) Nací un 10 de abril de 1994. Pero siempre he deseado nacer en los 80.

2)Solo me he enamorado una sola vez. Fue una experiencia hermosa y aunque terminó mal, lo repetiría mil veces.

3) Amo Marvel y Star Wars.

4)Deseo tener muchos hijos, especialmente niñas. Eso sería una bendición.

5)Me encantan los libros de autoayuda. (Los cuatro acuerdos on fire)

6)Amo escribir canciones. Antes amaba cantar pero al llegar la pubertad también llegó el cambio de voz y arruinó mi sueño.

7)Sufro de Depresión y TAG.

8) Me gusta todos los géneros musicales, me considero musicólogo.

9)Sueño con enamorarme. Sueño con encontrar a esa chica especial y brindarle todo lo que soy.

10)Quiero vivir en la playa.

11)Quiero a alguien que me escuche sin juzgarme.

ALGO QUE NADIE SABE DE MÍ.

Quisiera vivir en Japon. Vivir en algunos de sus sitios rurales, muy lejos de la ciudad. Conocer los campos de arroz, los templos situados al final de esas interminables escaleras. Entrar a mi casa sin zapatos y puertas corredizas.

UNA ANÉCDOTA GRACIOSA.

Cuando mi hermana estaba hospitalizada, era muy difícil ir a verla. Tenían horarios de visita muy cortitos y eso era terrible.

Una vez fui mucho antes de la hora establecida y me tuve que sentar afuera del hospital durante mucho tiempo. Así que decidí entrar de cualquier forma. Pensé, pensé, hice planes pero nada me convencía; al final decidí hacerme pasar por enfermo, le diría al vigilante que venia a chequearme y ojala me dejara pasar.

Llegó el momento en que me estaba acercando a la puerta y me tocan por la espalda y el vigilante me dice: «No puedes entrar».

-Vengo a consulta. -dije implorando en mis adentros que me creyera.

-Muestrame la tarjeta de control de consultas.

Entonces en ese momento comenzó a salir sangre de mi nariz y el mismísimo vigilante salió corriendo a buscar una silla de ruedas y de esa manera pude entrar. xD

UNA ANÉCDOTA QUE TE CAMBIÓ LA VIDA.

Estaba caminando y vi en un basurero el libro «La historia interminable.» así que decidí leerlo y desde allí amé la lectura.
Cambió mi vida.

PERSONAJE FAVORITO.

Atreyu de la historia interminable.

MAYOR LOCURA QUE HE HECHO.

Comí caballo y me gustó.

CÓMO ME DESCRIBIRÍA.

Amante del arte en todas sus expresiones.

U.C.V

Hoy visité por primera vez la facultad o escuela de psicología de La universidad central de Venezuela. Y me enamoré.

Lamentablemente no he tomado ninguna foto pero debo decirles que en realidad es hermosa.

Es tan artística. Sus esculturas dan un toque sublime a la universidad. Sus ventanas decoradas con vidrios de diferentes colores (no conozco el nombre de la técnica) hace de la iluminación algo hermoso.

La biblioteca me encanto debido a que desde que entras sientes un aire de investigación verdadera y profunda.

Anteriormente había estado en la U.C.V pero no de la manera que deseaba. Mi hermana estaba enferma de cáncer y duré tres meses visitando el hospital universitario hasta que ella murió y desde ese entonces (tres años) no visitaba la ciudad universitaria, creo que los malos recuerdos y el dolor me ganaban. Pero esta vez fue genial.

El amor hacia la psicología ha crecido desde este magnífico encuentro.

Universidad central de Venezuela quiero que seas mi Alma Mater.